Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Citigroup recorta el beneficio por un fraude en su filial en México

El caso está relacionado con un préstamo a la compañía de servicios petroleros Oceanografía

Los ajustes en los resultados son inusuales en Wall Street. Y mucho menos palabras tan duras como las pronunciadas por Michael Corbat, tras anunciar que Citigroup ganó 235 millones de dólares menos de lo previsto como consecuencia de un fraude que afecta a su filial en México. El caso está relacionado con un préstamo multimillonario concedido a la petrolera Oceanografía.

El conglomerado financiero dice ahora que cerró el ejercicio 2013 con un beneficio de 13.673 millones, en lugar de los 13.908 millones que publicó hace unas semanas cuando presentó resultados. La cifra de negocio no se ve afectada por el ajuste, al mantener los ingresos en 76.366 millones. La filial en México es una de las más importantes en su negocio internacional.

Citigroup, a través del Banco Nacional de México (Banamex), concedió un crédito de 585 millones a la compañía de servicios petroleros Oceanografía. Es una de las principales suministradoras de la petrolera pública Petróleos Mexicanos (Pemex). El banco tiene conocimiento ahora de que Oceanografía no puede acceder a contratos públicos durante 21 meses por violar los acuerdos con Pemex.

Fruto de esta suspensión, la entidad procedió a revisar el programa financiero del que se benefició la compañía durante los últimos años y constata que hubo un fraude en esos créditos. Ahora, tras la documentación entregada por Pemex, teme que parte del dinero que se inyectó no pueda ser recuperado. Citigroup cree que se trata “de un caso aislado a este cliente en particular”.

La investigación del fraude sigue en curso, para determinar el alcance real del daño. Pero Corbat fue rotundo al reaccionar, al asegurar que la entidad va a hacer todo lo posible para recuperar los fondos “malversados” y explicar que se está coordinando con las autoridades judiciales mexicanas para “exigir la responsabilidad de cualquier persona involucrada” en el fraude.

A partir de ahí, detalló que se está revisando en paralelo “todos los programas similares” que Citigroup tiene con Banamex para garantizar que realmente se trata de un caso único. Cuando finalice la revisión, el paso siguiente será “explorar todas las opciones legales”. Banamex y Pemex ya están trabajando con el fiscal general en México para iniciar acciones penales.

Corbat es rotundo al concluir la nota a los inversores, al calificar el fraude en Oceanografía de un “crimen despreciable” y que se perseguirá a “cualquier empleado” que esquivó los controles internos y que violó el código de conducta de la entidad. “Queremos asegurarnos de que el castigo manda un claro mensaje sobre las consecuencias de este tipo de acciones”, remachó.