Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cuatro ejecutivos de Novacaixagalicia acumulan otros 33 millones en pensiones

El dinero estará bloqueado cinco años mientras no se produzca un pronunciamiento judicial.

Julio Fernandez Gayoso, expresidente de Novacaixagalicia, en 2012
Julio Fernandez Gayoso, expresidente de Novacaixagalicia, en 2012 REUTERS

La batalla por sus indemnizaciones no es la única que afrontan los exdirectivos de Novacaixagalicia. En junio de 2012, la entidad recibió una carta del Banco de España con la orden de que congelase los planes de pensiones de los cuatro imputados. Faltaban dos días para que Óscar Rodríguez Estrada, que había estado al frente de la oficina de integración durante la fusión, cumpliese los 65. Podría haberse embolsado los 8,1 millones que le aguardan en su fondo. Durante cinco años esos retiros, destinados a José Luis Pego (exdirector de la entidad gallega), Óscar Rodríguez Estrada y Gregorio Gorriarán Laza (subdirectores) y Javier García de Paredes, que suman 33 millones de euros, estarán bloqueados en la aseguradora Caser mientras no se produzca un pronunciamiento judicial.

José Luis Pego no llevaba ni seis años de director cuando recibió por el despido 7,7 millones de euros brutos, equivalentes a su salario fijo (627.000 euros) multiplicado por los años que le quedaban para jubilarse en el momento de su baja, el 20 de septiembre de 2011. En su fondo de pensiones hay otros 10.891.000 euros.

Cuando estalló el escándalo, Javier García de Paredes, procedente de Caixa Galicia, aseguró que iba a renunciar a parte de su indemnización, —el presidente de NCG, José María Castellano, lo dio por hecho— pero se desdijo poco después. El que fuera mano derecha de José Luis Méndez, exdirector de Caixa Galicia, tiene un plan de pensiones de 5.102.000 euros, cantidad similar a la indemnización que recibió, de 5.580.544 euros. Tanto Pego como García de Paredes llegaron a percibir de las cajas créditos hipotecarios para sus viviendas con intereses del 1% y el 2%. Gregorio Gorriarán, responsable de la sección inmobiliaria, tiene un retiro de 9,2 millones al margen de los 4,2 de su indemnización.

Otros ceses millonarios

Esos no fueron los únicos retiros millonarios consignados por las cajas gallegas. En el verano de 2012, cuando compareció en la comisión del Congreso de los Diputados para explicar el fiasco de la integración, Julio Fernández Gayoso dijo no haber cobrado “ni un euro” por jubilarse. No es extraño, ya que se retiró a los 75 años del cargo de director. Lo que no mencionó en aquella ocasión es que recibe una retribución vitalicia de 689.000 euros anuales.

José Luis Méndez, tras 29 años al frente de Caixa Galicia, se marchó antes de la fusión con 16,5 millones por su pensión y la indemnización.

Más información