Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Qué envidia de México…

Mientras México pactaba una agenda de reformas, Brasil descuidó las cuentas públicas y trata de recuperar la confianza

En el juego por una nueva primacía mundial, México marcó un gol ayer a Brasil después de que la agencia británica Moody's elevase la nota soberana de los mexicanos que pasó de Baa1 a A3. El partido imaginario entre ambos emergentes, sin embargo, no empezó ayer. México ya estaba preparándose para vencer su inercia como país emergente desde que comenzaron a discutirse las reformas estructurales que incluían la ruptura de los monopolios en sectores estratégicos como telecomunicaciones, medios de comunicación y petróleo. El país se embarcó en una agenda nacional consensuada, el llamado por el Pacto por México firmado en diciembre de 2012 en el que participaron los tres grandes partidos en lo que fue una tregua en la lucha política. Los frutos se recogen ahora.

Mientras, en Brasil, el mismo día en que Moody’s ajustaba la nota mexicana, el ministro de Hacienda, Guido Mantega, visitaba el Congreso para pedir que el proyecto de cambio de índice de la deuda estatal y municipal con el Gobierno federal no se acelerara ya que podría impactar en la política fiscal de este año. Es decir, mientras México vive con la perspectiva de ser premiado por los inversores, Brasil intenta preservar las cuentas públicas para no ser más castigado. El país ya ha caído en la trampa de las etiquetas que adora pegar el mercado financiero para facilitar la tarea de definir inversiones. Junto con Suráfrica, Turquía, India e Indonesia, Brasil integra el grupo de los “cinco frágiles”.

Frederico Sampaio, director de Inversiones de Renta Variable de Franklin Templeton, observa que  Brasil se despegó de los demás emergentes, lo que puede verificarse por los 'premios' pagados por los bonos a cinco años de la deuda brasileña, negociados en el mercado internacional. “Hoy, Brasil paga 190 puntos contra 105 en mayo del año pasado”, explica Sampaio. Esos premios, también conocidos como CDS, funcionan como un seguro para el riesgo de impago de la deuda que varía, según el grado de confianza de cada país. Hoy, el seguro brasileño está en la misma línea que Turquía, que tiene una nota de riesgo más baja que Brasil. Antes, el premio de la deuda brasileña estaba en línea con México. Los mexicanos, sin embargo, están pagando 101 puntos de CDS.

Es un hecho que las reformas mexicanas están aún en el campo de las ideas, y no salieron del papel. Pero, el márketing hasta ahora ha sido eficaz, y el compromiso con los inversores debe hacerlas avanzar. Mientras tanto, Brasil intenta recuperar el terreno perdido en el campo de la confianza del mercado. “Hay un cierto grado de pragmatismo en el Gobierno, aunque no se sepa si es por convicción o no”, dice la economista Zeina Latif. Sampaio, de Franklin Templeton Brasil, coincide en que hay un grado de preocupación, como quedó patente en la primera visita de la presidenta Dilma Rousseff a Davos (Suiza) y en la señalización de una nueva meta de superávit primario. Pero sin el mismo impacto de otros tiempos. “Antes, la perspectiva de toma de medidas, impactaba el valor de los activos. Hoy hay anuncios, pero el impacto es pequeño”, afirma Sampaio. Por esas y otras razones, a uno le da una cierta envidia de México. Si el país hubiera pensado en el largo plazo, podríamos estar celebrando más que el Mundial este año.