La destrucción de puestos de trabajo toca fondo en el arranque de 2014

La Seguridad Social registra 184.031 afiliados menos en enero El número de ocupados, 16,2 millones de personas, es un 0,04% inferior al de un año antes

Oficina del Inem en el madrileño barrio de Santa Eugenia.
Oficina del Inem en el madrileño barrio de Santa Eugenia.EFE

La peor crisis laboral de la historia reciente se anota otro mes más. Las oficinas de la Seguridad Social registraron en enero 184.031 afiliados menos que en diciembre de 2013. Tras este nuevo descenso mensual en la ocupación, el número de afiliados cae a 16.173.160 personas. La comparación temporal permite ya aflorar una década perdida en el empleo: hay que retrotraerse a enero de 2003 para encontrar una cifra de puestos de trabajo tan pequeña. Y, en lo que va de crisis, solo en febrero del año pasado (16,15 millones) la afiliación fue más baja.

Los datos de enero corroboran la brutal pérdida de puestos de trabajo que ha encajado la economía española desde mediados de 2007: ahora sostiene 3,3 millones de ocupados menos que seis años y medio atrás. Pero, al mismo tiempo, las cifras ofrecidas este martes por el Ministerio de Empleo son el indicio más sólido de que la destrucción de empleo está tocando fondo. Porque en la comparación con el mismo mes de 2013 la afiliación solo cae en 5.828 personas, apenas un 0,04% menos. Es el menor retroceso en tasa anual en lo que va de crisis.

Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social.
Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social.EL PAÍS

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, apostó a principios de noviembre pasado porque habría “tasas anuales positivas en la afiliación a la Seguridad Social en los primeros meses de 2014”. Una inflexión que este martes el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, ha dado por hecho: “Pese a que enero es estacionalmente negativo, aspectos como la evolución de la tasa anual confirman el cambio de rumbo en la afiliación”.

Los datos de enero corroboran la brutal pérdida de puestos de trabajo que ha encajado la economía española desde mediados de 2007.

La estacionalidad a la que hizo referencia Burgos, en conferencia de prensa, se debe al fin de la campaña navideña y al mal tiempo, que incide en un menor ritmo de actividad en las obras. Y eso se reflejó, un enero más, en la composición de la afiliación: comercio (36.411 ocupados menos que en diciembre), hostelería (24.941 empleados menos) o construcción (21.873 afiliados menos) estuvieron entre las actividades que más acusaron la destrucción de empleo el mes pasado.

Pero también la evolución de otros sectores será determinante para certificar que la destrucción de puestos de trabajo toca fondo este mes, o el próximo, en la comparación anual. El errático comportamiento del sector público será una de las claves. La afiliación en actividades asociadas al sector público (Administración, educación y sanidad) se redujo en 16.771 ocupados en enero, cuando en los últimos meses de 2013 había sumado cerca de 40.000 empleados. El sindicato CSI-F ha achacado este comportamiento al uso de “contratos temporales de baja calidad” en las Administraciones para cubrir aumentos puntuales de actividad.

Más información
Seis años de destrucción de empleo
El recorte de la prestación reduce el gasto un 13% a cierre de 2013
La recuperación que comienza desde más atrás
El FMI advierte de que el alto paro en Europa persistirá durante años
Evolución del mercado laboral
La tasa de paro juvenil supera de nuevo el 55%

La otra clave se encuentra en el sector agrario, que prolongó en enero el notable aumento de empleo que registró en diciembre de la mano de la campaña olivarera, una de las más importantes de los últimos años. El sistema especial agrario computó 3.269 afiliados más que el mes anterior, un aumento de ocupación que puede tornarse en retroceso en febrero, con el fin de la campaña en el olivar andaluz.

El descenso de la afiliación en el arranque de 2014 (184.031 ocupados menos que en diciembre) es también algo más moderado que en el mismo mes del resto de años de la crisis, cuando la destrucción de empleo siempre superó los 200.000 puestos de trabajo.

Si se corrigen los efectos de la estacionalidad, un método para facilitar la comparación entre meses, sería el quinto mes consecutivo en el que la afiliación crece (en 35.000 personas), otro de los indicadores en los que el Gobierno se apoya para anticipar que el deterioro del mercado laboral, seis años y medio después, toca a su fin.

En enero se formalizaron 1,26 millones de contratos, un 14,3% más,  gracias a los contratos temporales.

Empleo también destaca que, en la comparación anual, el número de parados registrados lleva ya cuatro meses en descenso. Como es habitual en enero, los desempleados registrados en los servicios públicos de empleo aumentaron respecto a diciembre: en esta ocasión, en 113.097 personas, hasta los 4.814.435 parados. Pero es también un 3,3% menos que en enero de 2013.

Como viene ocurriendo en los últimos meses, hay un desfase entre la variación del paro registrado y la afiliación a la Seguridad Social (esta vez en unas 70.000 personas), que los expertos interpretan como un reflejo del descenso de la población activa por el desánimo de los desempleados.

Los datos de Empleo también sirven para evidenciar que lo que sigue aumentando es la precariedad. En enero se formalizaron 1,26 millones de contratos, un 14,3% más que en el mismo mes de 2013. Pero solo porque crecieron los contratos temporales (un 16%), mientras los indefinidos retrocedían un 2,2%.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS