Wall Street acusa el movimiento caótico en las divisas emergentes

El Dow Jones pierde los 16.000 puntos tras una bajada del 2%, la mayor desde mayo de 2012

La volatilidad es alta en Wall Street. A la debilidad de los resultados entre las grandes empresas del consumo y a la lectura escéptica que se hace de los datos que llegan de China, se le suman ahora los problemas con las divisas de Argentina y otros países emergentes. El Dow Jones iniciaba así la sesión tratando de mantener los 16.000 puntos, que finalmente perdió al cierre, ya que terminó la jornada con una caída del casi 2%, en su peor semana desde mayo de 2012.

El pánico es mala estrategia de inversión. Pero los actores del mercado no pierden detalle de la situación, porque hay muchas piezas en movimiento que explican por qué el arranque del año está teñido de rojo. Los analistas tratan de discernir el por qué del caos repentino en las monedas de los mercados emergentes para entender si es un problema que va más allá de Argentina.

El Dow Jones, el índice de referencia del parqué neoyorquino, se dejaba un 1% en la apertura y arrastra una caída próxima al 3% en lo que va de año. El S&P 500, que integra los valores de las mayores corporaciones de EE UU, también trataba de mantener el nivel de los 1.800 puntos y también fracasó, tras caer también un 2% en la sesión. Pese a ello, parece que Wall Street sufre menos que el resto.

La última crisis puso de relevancia la interconexión que hay en el sistema financiero global, por eso los estrategas prefieren seguir de cerca los movimientos en el mercado de divisas por el efecto que puede en el mercado de acciones. Lo que está por ver es si estas tensiones en las monedas de los países emergentes puede acabar trastocando la estrategia de la Reserva Federal.

El banco central de EE UU se reúne la próxima semana, cita para la que se esperaba un nuevo recorte en el programa de compra de deuda. Es la última, además presidida por Ben Bernanke antes de ceder el testigo a Janet Yellen el 1 de febrero. El proceso de retirada de estímulo se inició el pasado 18 de diciembre, con vistas a que esté completado para antes de final de año.

Aunque desde el Fondo Monetario Internacional se asegura que el ajuste de la Fed no está teniendo un efecto en las economía de los países en desarrollo, la volatilidad de las últimas semanas en Wall Street es un reflejo de que los inversores son más cautos a la hora de asumir riesgos y buscan puertos más seguros, como se vio en la reacción del mercado de bonos de EE UU y en el oro.

Lo que tampoco es un secreto, como señalan los analistas, es que los movimientos en las divisas tienen un efecto en los mercado de acciones. En esa búsqueda de protección en un clima incierto, los inversores también buscan protección en pequeñas compañías que no están tan expuestas a la economía de los mercados emergentes y salen de sector como el de las materias primas.

El índice de volatilidad del mercado de Chicago repuntó un 22% en la sesión, reflejo de la tensión. Esto sería la indicación de que la ligera corrección que comenzó a arrancar 2014 podría continuar. Pero lo que nadie se atreve a decir en este momento es si el caos en las divisas emergentes detonará un ajuste aún mayor. En el caso del S&P 500, el sustento está en los 1.775 puntos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción