“Estamos infinitamente mejor que hace un año”

Manuel Sánchez Ortega, consejero delegado de Abengoa, asegura que la empresa ha cumplido los objetivos fijados para 2013

Manuel Sánchez Ortega, consejero delegado de Abengoa.
Manuel Sánchez Ortega, consejero delegado de Abengoa.Samuel Sánchez

“Estamos infinitamente mejor que hace un año”, afirma rotundo el consejero delegado de Abengoa, Manuel Sánchez Ortega. La compañía de ingeniería y energías renovables va a cumplir en 2013 todas sus previsiones económicas, según ha explicado esta semana a este suplemento el directivo. El negocio le está yendo francamente bien a Abengoa y, además, el grupo no tiene agobio alguno para hacer frente a los vencimientos de la deuda (ha renegociado ya los relativos a este año y al próximo y ha comenzado a abordar los de 2015), ha realizado varias emisiones de bonos y una importante ampliación de capital (por casi 518 millones de euros) a lo largo del ejercicio y ha debutado en el Nasdaq neoyorquino, el mayor mercado bursátil de empresas tecnológicas del mundo.

Varios factores externos, como la mejor percepción internacional de España, que se ve ya más como oportunidad que como riesgo para el inversor, una menor incertidumbre regulatoria —aunque no ha desaparecido— del mercado eléctrico y una situación mucho menos delicada en las entidades financieras, han contribuido también, según Sánchez, al cambio registrado por su compañía en los últimos 12 meses.

[Los objetivos adelantados por Abengoa, y que según su consejero delegado se van a cumplir, son lograr al cierre del ejercicio de 2013 un resultado bruto de explotación de entre 1.180 y 1.230 millones de euros y unos ingresos entre 7.250 y 7.350 millones. Además, la compañía ha puesto en marcha este año un plan de desinversiones y rotación de activos, que ha alcanzado ya en torno a 2.000 millones y que seguirá en 2014 con operaciones por unos mil millones. El objetivo es alcanzar un ratio de deuda neta corporativa en relación a su ebitda corporativo de en torno a 2,5 veces en 2013, y en torno a 2 veces o menos a partir de 2014. Además, tiene la intención de reducir su CAPEX a unos 450 millones de euros por año a partir de 2014].

“La evolución de los negocios, la reestructuración financiera, la posición alcanzada en los mercados internacionales”, agrega Manuel Sánchez, y el relativo cambio del entorno, “nos hace sentirnos mucho más positivos y optimistas”.

La empresa española ha reforzado capital y ha debutado en el Nasdaq neoyorkino

“El año que viene concluiremos el plan de desinversiones acelerado, que en cualquier caso no va a suponer la venta de ningún negocio —ya hemos dimensionado la compañía con los negocios que queremos tener— y se va a ceñir a la rotación de activos y a la salida total o parcial de algunas concesiones y proyectos” [como ha sido el caso de la entrada del fondo Liberty con una participación de 222 millones de euros en su planta termosolar estadounidense de Solana], “y a partir de 2015 entraremos en una nueva fase en la que vamos a seguir creciendo con inversiones y desinversiones equilibradas y de magnitud similar a las de los ejercicios precedentes”, dice Sánchez.

“Vamos a generar caja para financiar un crecimiento más sano y sostenible que el impulsado por medio del endeudamiento en los últimos años. Queremos seguir creciendo, pero de forma más equilibrada y acorde con nuestro balance”, agrega.

Además, desde enero, Abengoa ha reducido entre 250 y 350 puntos básicos el coste de financiación, según el directivo. Ha ido colocando emisiones de bonos en el último año cada vez a costes menores. Y hoy, añade, la compañía de renovables tiene el 77% de su deuda colocada en los mercados de capitales y solo el 23% en créditos bancarios de entidades nacionales e internacionales.

Tecnología e internacionalización son, en opinión de Sánchez, dos grandes pilares del desarrollo de la compañía. “Vamos a seguir muy firmes en la apuesta tecnológica. Somos ya la primera empresa privada española por solicitud de patentes internacionales y vamos a mantener y acentuar los volúmenes de inversión en I+D”. “La tecnología nos hace más competitivos y nos permite tener una oferta más diferenciada que la de nuestros competidores”.

“Hemos demandado al Gobierno porque debemos defender a nuestros accionistas”

Sánchez revindica el papel de empresa multinacional de Abengoa, que no renuncia a sus raíces españolas (tiene en el país unos 8.000 empleados, el 25% de sus plantas y el grueso de sus actividades de I+D) ni al origen familiar que conserva, pese a moverse en un entorno global y cotizar en el Nasdaq.

El mercado exterior le aporta ya el 84% de su actividad (de este porcentaje, un 30% proviene de Estados Unidos y un 25% de América Latina). Y su participación en el mercado tecnológico de Nueva York y en proyectos termosolares emblemáticos por su tamaño y por su tecnología de vanguardia, como el parque de Solana, en el desierto de Arizona, le han dado notoriedad en la comunidad inversora internacional.

Abengoa, que ha demandado en los tribunales españoles y en cortes de arbitraje internacional al Gobierno español por la reducción de las primas a la generación termosolar incluidas en sus reformas del mercado eléctrico, cree que el suyo es un caso semejante, salvando las distancias, al del atropello sufrido por los accionistas de Repsol con la expropiación de su filial YPF en Argentina.

Sánchez insiste en la obligación de defender los intereses de sus accionistas y exigir que se les resarza por el daño que se les ha causado. El Gobierno ha cambiado unas reglas de juego establecidas para su sector y lo ha hecho en vísperas de la entrada en funcionamiento de unas plantas termosolares en las que distintas empresas e inversores habían invertido 15.000 millones de euros.

El consejero delegado de Abengoa se pregunta en este punto qué responsabilidad tienen las termosolares en el déficit eléctrico español cuando este capítulo alcanzaba ya los 25.000 millones de euros antes de que se pusieran en marcha estas tecnologías de generación eléctrica en nuestro país. Que nos expliquen quién o quiénes son los verdaderos responsables del déficit, dice. “Nosotros, desde luego, no”.

Sánchez lamenta, asimismo, la falta de una verdadera planificación energética en España y en Europa, enfatiza que los costes de la termosolar son descendentes y los de los combustibles fósiles ascendentes, y asegura que en 2020 serán plenamente competitivos con los costes de generación tradicional en Estados Unidos y que podrían serlo incluso antes de esa fecha, si se apuesta por estas tecnologías, en Europa.

El consejero delegado niega, por otro lado, que su empresa esté siendo investigada por la Comisión Europea por una posible manipulación de los resultados del cálculo de los índices de precios de referencia de los combustibles. “Nosotros solo fabricamos biocombustibles”, precisa el ejecutivo, y en este asunto colaboramos con las autoridades para ayudar al esclarecimiento de las presuntas conductas anticompetitivas.

El área de concesiones, según Manuel Sánchez, va a ser la estrella del crecimiento de Abengoa en los próximos años. Muchas de sus concesiones, en las que se invirtió mucho dinero en los últimos años, empiezan ya a ser operativas y en consecuencia comienzan a dar frutos al grupo. La compañía se ha reestructurado y ha nombrado nuevo responsable del área para acompañar a esta previsible evolución del negocio concesional al máximo ejecutivo de Abengoa Solar.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS