Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EADS suprimirá 5.800 empleos en España y otros tres países europeos

Anuncia un plan de reestructuración que también incluye vender la sede del grupo en París

Los recortes podrían afectar a unos 600 empleos españoles

También habrá despidos en Francia, Alemania y Reino Unido

Tom Enders, consejero delegado de EADS. Ampliar foto
Tom Enders, consejero delegado de EADS. AFP

El gigante europeo aeronáutico EADS va a suprimir en los próximos tres años 5.800 puestos de trabajo en Alemania, Francia, España y Reino Unido, según ha desvelado hoy la compañía durante un comité de empresa europeo celebrado en Munich. Los recortes decididos por el director ejecutivo del grupo, el alemán Tom Enders, afectarán a las divisiones de defensa y espacio, que serán “reestructuradas”. Fuentes del grupo han señalado que el recorte en España podría llegar a los 600 empleos, según Europa Press.

En Francia se verán afectados un millar de trabajadores, según el sindicato Fuerza Obrera, que asegura que la reducción de empleos sancionará a 1.300 contratados temporales y a unos 4.500 fijos. EADS cerrará una fábrica militar en Alemania, venderá la sede social que el grupo posee en París —12.000 metros cuadrados en el distrito 16—, reagrupará en Getafe y Sevilla la producción española del avión A400M y dejará abiertas cuatro plantas en Reino Unido.

Enders, el primer ejecutivo del grupo, había anunciado en la prensa que se disponía a aprobar “medidas draconianas” en las fábricas alemanas de la empresa como consecuencia de la fusión en una sola compañía, que se llamará Airbus Defense and Espace, de las actuales divisiones de Defensa (Cassidian), Espacio (Astrium) y Airbus Militar, que construye los aviones de transporte A400M.

La excusa esgrimida para acometer la fusión es aumentar la eficacia y la competitividad de EADS en los mercados emergentes. El 1 de enero próximo, el gigante europeo dejará de llamarse EADS y será rebautizado como Grupo Airbus para explotar mejor la marca que le ha dado fama. El grupo europeo factura 14.000 millones de euros anuales, da trabajo a más de 120.000 personas y tiene una agenda de encargos a futuro valorada en 650.000 millones de euros, lo que le convierte es uno de los mayores motores de la economía y el empleo en la Unión Europea.

De manera simbólica, Enders ha anunciado el ajuste de plantilla en Alemania, aunque al fin ha rebajado las cifras anunciadas: algunos periódicos calculaban un recorte de 8.000 puestos. EADS ha garantizado que su plan no contempla despidos sino “salidas voluntarias, jubilaciones sin sustitución, caducidad de contratos temporales y movilidad interna”.

Los sindicatos franceses pidieron hace unos días al Gobierno socialista que hiciera valer el 12% del Estado galo en la compañía para frenar la reestructuración, pero Francia, Alemania y España, los tres países que participan en EADS, renunciaron a su derecho de veto y a su silla en el consejo la primavera pasada.

Enders tiene total libertad de acción, y tras el fracaso de la fusión con el grupo británico BAE Systems, que fue bloqueada por Berlín, cambió de estrategia y, según los sindicatos, aspira a aumentar la rentabilidad del grupo hasta el 10%. La tarea parece ardua, porque Airbus, que supone el 80% de la facturación, ha perdido 7.900 efectivos desde 2010 y deja un margen del 4%.