Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La financiera de El Corte Inglés registró una morosidad del 10,9% en 2012

El Santander, que controlará la firma de crédito, pide análisis de su cartera

La financiera de El Corte Inglés registró en 2012 una morosidad del 10,96%, frente al 10,66% del año anterior. Aunque la cartera de créditos dudosos descendió, la bajada del volumen total de crédito fue mayor, lo que generó que la tasa de impagos aumentara. En cuanto a los préstamos considerados fallidos, cuya recuperación es más improbable, aumentó el 75%, al pasar de 42 millones al final de 2011 a 73,5 millones al acabar el año pasado. Aun así, la financiera, centrada casi en exclusiva en los créditos al consumo y las ventas a plazos que ofrece a los clientes del grupo, registró un resultado más positivo que el año anterior: ingresó 168,41 millones, un 9,4% más, y obtuvo un beneficio neto de 43 millones, lo que supone un ascenso del 44%.

La financiación total concedida a clientes, a través de diferentes medios (tarjeta de pago a plazos, financiación con diferentes intereses...) sumaba ese año 6.664 millones de euros, un 9,5% inferior a la de 2011. En cuanto a la cartera de préstamos de la financiera, ascendía a 1.413,3 millones de euros, frente a los 1.573,5 millones de 2011. De estos, 154,8 millones se consideran deteriorados, menos que el año anterior, cuando se apuntaban en este epígrafe 167,7 millones. Sin embargo, como sucede con la mayoría de los bancos, el porcentaje de créditos morosos en relación con toda la cartera es mayor, de ahí, la subida de la mora.

La financiación gratis a los clientes se reduce de doce a tres meses

La firma explica en la memoria anual, depositada en el Registro Mercantil, que durante 2013 espera “que la morosidad se mantenga estabilizada, si bien con cierta tendencia al alza que no se espera que tenga un impacto significativo en la cuenta de pérdidas y ganancias”. En cuanto al crecimiento de sus resultados, considera que se explica sobre todo gracias a la bajada del coste de financiación, que calcula en un 18,2%, “motivado, en su mayor parte, por la caída de los tipos de interés”.

El pasado mes de octubre el Banco Santander anunció que tomaría el control del 51% de la financiera de El Corte Inglés. Y el banco ha empezado ya a tomar los mandos de la firma, pese a que la compra no será efectiva hasta principios de 2014. Una de las prioridades de la entidad presidida por Emilio Botín —que es su principal prestamista con un riesgo de 1.220 millones— es la salud de la cartera de los créditos. Por eso, según fuentes financieras, el Santander ha establecido con la financiera de El Corte Inglés que tres veces al mes se le envíe un informe de la situación de los créditos, es decir, los morosos y los fallidos, que será analizada por el departamento de riesgos del banco. De esta forma, se irá estudiando la cartera con los criterios más exigentes del banco. La cartera de créditos deberá someterse a los duros requisitos del Banco de España, lo que podría elevar el ratio de morosidad una vez traspasada al balance.

Por otro lado, tras las primeras conversaciones entre responsables de ambas instituciones, el banco ha aconsejado a la financiera que reduzca al mínimo o incluso acabe con los descuentos y las condiciones favorables que realiza a los grandes clientes.

El Santander quiere que ajusten los costes financieros al máximo para obtener la máxima rentabilidad. Otra medida tomada ha sido recortar el crédito sin intereses a los clientes. Antes se podían aplazar las compras hasta un año sin pagar intereses, aunque sí una comisión de apertura del crédito. Ahora es gratis el aplazamiento de las compras por tres meses (salvo los tres euros de gastos de gestión financiera), pero se aplica una TAE del 19,56% si se paga entre cuatro y 36 meses, según una campaña lanzada por la entidad.

El año pasado la financiera ya redujo drásticamente la cartera de crédito concedido sin intereses. En 2012 este epígrafe ascendía a 390 millones frente a los 1.121 millones del año anterior.

El pasado mes de noviembre, El Corte Inglés emitió bonos en Irlanda por 600 millones, y lo hizo precisamente a través de su financiera. Era una titulización de los derechos de cobro de sus tarjetas y préstamos al consumo, en bonos al 2,8% de interés.