Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANTIAGO MENÉNDEZ | Director General de la Agencia Tributaria

“Nunca ha habido injerencias en la Agencia Tributaria. No lo permitiría”

Santiago Menéndez, director general de la Agencia Tributaria. Ampliar foto
Santiago Menéndez, director general de la Agencia Tributaria.

Santiago Menéndez Menéndez (Gijón, 1959) es director general de la Agencia Tributaria desde julio de este año en sustitución de Beatriz Viana, que dejó el cargo tras la polémica con los DNI de la infanta Cristina. Menéndez es inspector de Hacienda y hasta su nombramiento ocupaba el cargo de inspector jefe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (Onif), la caballería de la Agencia.

Pregunta. ¿Por qué se produce la destitución de una inspectora de la oficina técnica, hecho que ha provocado una crisis en la Agencia Tributaria?

Respuesta. La provisión de puestos de trabajo por el sistema de libre designación está regulada. En este caso se ha producido un cese dentro del proceso lógico de reorganización como consecuencia de la nueva dirección.

P. Pero la remodelación se produjo en verano cuando usted llegó.

R. En verano se produjeron cambios en el comité de dirección de la Agencia.

P. Estos argumentos concuerdan poco con la dimisión del jefe de la inspectora y que otros profesionales hayan amagado con dimitir.

R. Se ha producido un cese y parece ser que hay un cierto descontento entre un grupo pequeño de inspectores de Hacienda del Estado. Actualmente somos 1.800 inspectores... Es un grupo reducido.

P. Pero, ¿cómo se entiende la dimisión del jefe de la dependencia?

R. Ha dimitido el jefe de la dependencia de control tributario y aduanero que es un profesional excelente y que tiene unas cualidades humanas excelentes. Una dimisión que lamento.

P. ¿No se ha preguntado por qué ha dimitido este señor?

R. Habría que preguntárselo a él. A mí me habría gustado que hubiera continuado.

P. Los inspectores hablan de razones con sesgo ajeno a criterios técnicos.

R. La Organización de Inspectores del Estado ha divulgado una nota en la que insiste en que se habla de criterios técnicos, no de otro tipo.

P. Pero hay inspectores que creen que había otros motivos.

R. Debería preguntárselo a ellos.

P. ¿Ha habido injerencias políticas en la Agencia Tributaria?

R. No. Y, no lo permitiría.

P. ¿Ha dado o está al tanto de que se hayan dado instrucciones para tratar mejor a una empresa?

R. Nunca. Y, no lo permitiría.

P. ¿Ha conocido alguna maniobra para dar instrucciones para rebajar la sanción a Cemex?

R. El artículo 95 de la Ley General Tributaria me impide hablar de expedientes concretos. Además, me parece prudente no comentar ningún dato sobre contribuyentes concretos.

P. ¿Ha conocido alguna maniobra para rebajar una sanción a una empresa?

R. Jamás. Nunca lo he conocido o visto y llevo muchos años de ejercicio profesional.

P. Los técnicos de Hacienda y algunos inspectores aseguran que con este caso se ha cruzado una línea roja.

R. La destitución se debe a una remodelación de equipos y no se vincula a ningún acto concreto.

P. ¿Por qué ha perdido la confianza en esta profesional?

R. Es una cuestión que deriva de un proceso lógico. Esta profesional lleva bastantes años en ese puesto. A veces es conveniente cambiar. Es algo habitual.

P. ¿Quién dio la orden de la destitución, usted o el jefe de la delegación?

R. Hay un procedimiento interno para este tipo de ceses.

P. ¿Quién dio la orden?

R. Hombre, se siguieron las normas internas para los casos de libre designación. Estas decisiones se toman entre varios. Yo asumo toda la responsabilidad de lo que pase a los 27.000 funcionarios de la Agencia Tributaria.

P. ¿Se arrepiente de esta destitución tras ver la crisis que se ha generado?

R. No, yo no he organizado ningún revuelo. Es importante cuando tienes responsabilidades tomar las decisiones que tú crees que van a mejorar el funcionamiento de la Agencia Tributaria. La funcionaria destituida se va a un puesto de concurso, esto no es una empresa privada.

P. Los inspectores cuestionan el amplio sistema de puestos de libre designación.

R. Es una reivindicación de siempre. Cuántos puestos debe haber de concurso y cuántos de libre designación. La Agencia Tributaria ha tenido una distribución de estos puestos que ha considerado la más eficaz. El hecho de que estés en un puesto de libre designación no condiciona para nada tu independencia de criterio y tu actuación. Por ejemplo, un expediente, cualquiera, lo instruye un inspector de Hacienda pero lo liquida otro, el inspector jefe. Esto es un sistema garantista para el contribuyente. Y la coordinación es muy importante para garantizar universalidad, generalidad de aplicación de criterios, homogeneidad.

P. ¿Es necesario cambiar 310 profesionales que estaban en puestos de libre designación?

R. Algunos datos: en la delegación central y en concreto en la dependencia de control tributario y aduanero, donde se ha producido el caso, el porcentaje de puestos de libre designación respecto al del total de inspectores era de 14.4% en 2010. Y a fecha de hoy es del 11,85%. Hay menos porcentaje de puestos de libre designación.

P. Hay menos trabajadores.

R. No, no tiene truco. Y además, de abril de 2004 a noviembre de 2011 se produce un aumento de puestos de libre designación en términos porcentuales del 18,2%. Y de noviembre de 2011 a agosto de 2013 se produce una disminución del 1,5%.

P. ¿Sugiere usted que la AEAT estaba politizada antes de llegar ustedes?

R. La Agencia Tributaria nunca está politizada. Ni ahora, ni me consta que haya estado nunca. Pero los datos son los que he dado.

P. Hace un mes dijo que no había que centrar el foco en los grandes contribuyentes.

R. Lo que dije es que quizá es un error pensar que el problema del fraude fiscal está solo en los grandes contribuyentes. Me gustaría dar unos datos: en la delegación central y en concreto en la pendencia de grandes contribuyentes, el número de actuaciones que se realizan sobre el total de la Agencia Tributaria fue del 13,25% en 2007. El año pasado ese mismo porcentaje ascendió al 21,37%.

P. ¿Y la recaudación?

R. La recaudación en la central de grandes contribuyentes sobre el total representó un 14,06% en 2007. En el año 2012 fue el 26,55%. Son datos significativos. Le voy a dar más datos: el tipo efectivo que se ha pagado sobre pagos a cuentas, de la tributación de grandes empresas —que recoge las empresas con un volumen de operaciones de más de 60 millones— se ha incrementado en 3,6 puntos de 2011 a 2012. Para las pequeñas empresas —con un volumen de operaciones inferior a 10 millones— se ha incrementado en 1,7 puntos. Esto son los datos. Es muy triste que con datos así, que los explicas, escuchas lo que escuchas. Pero tampoco puedes estar todo el día entrando en las tertulias.

P. ¿Qué le parece que haya empresas que tengan tal cantidad de bases negativas que llevan años sin pagar el impuesto de sociedades?

R. No lo suscribiría. No lo comparto. Cuando una empresa tiene bases negativas es porque tiene pérdidas. Cuando hacemos labores de control, controlamos si lo declarado en el impuesto de sociedades corresponde con la realidad.

P. Pero pueden presentar pérdidas por planificación fiscal.

R. Ya, pero tener pérdidas constantes en tus bases imponibles es muy sospechoso. Además, se modificó la ley para limitar la compensación de bases negativas.

P. ¿Qué diría a los ciudadanos que tras lo ocurrido piensan que hay injerencias en la Agencia?

R. Les diría que tienen una institución que tiene mucho prestigio a nivel internacional. Jamás ha habido injerencias políticas o yo no las conozco. Yo desde luego no las permitiría. Ni injerencias de ningún otro tipo. La Agencia trabaja con absoluta autonomía, independencia y profesionalidad.

Más información