Empresas de España y EE UU piden al Gobierno “coraje” y más reformas

La Cámara de Comercio del país americano en España pide no caer en la complacencia Las multinacionales asociadas ven con "moderado optimismo" la recuperación

Algunas de las principales multinacionales que operan en España y Estados Unidos han pedido al Gobierno “coraje político” para seguir con las “dolorosas reformas estructurales que necesita el país”. Ese llamamiento, según el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España (AmCham Spain), Jaime Malet, el objetivo de la segunda edición del informe Spain 2020 que ha presentado este martes la institución que preside y que incluye propuestas como profundizar en la reforma laboral o rebajar el impuesto de sociedades.

Porque el “moderado optimismo” al que invitan datos positivos como la exportación o el creciente interés de los inversores extranjeros se ve matizado, según los representantes de empresas como Microsoft, Indra o Morgan Stanley, por problemas graves que España aún tiene que solucionar. “Uno de los principales riesgos es caer en la complacencia”, advierte Luis Isasi, presidente de Morgan Stanley en España.

Isasi observa más confianza exterior en la economía del país desde final del verano, y resalta el comportamiento positivo de los mercados ante las últimas emisiones de deuda españolas. También detecta un “enorme interés” extranjero por las empresas industriales y el mercado inmobiliario. "Se ha pasado un poco del miedo —no sé si es la palabra adecuada— a invertir en España al miedo a perder una oportunidad de inversión en España".

Otra noticia positiva es el buen comportamiento de la exportación, como señala Alejandro Beltrán, de McKinsey Ibérica. Pero hay que avanzar más en ese sentido y en la atracción de inversiones extranjeras. Para ello la AmCham reclama aumentar el tamaño medio de la empresa española —“el verdadero cuello de botella para la internacionalización”— y eliminar todas las trabas regulatorias y fiscales para salir al exterior.

“Flexibilizar y reducir” aún más los costes laborales, una rebaja “sustancial” del Impuesto de sociedades, continuar con la reducción del tamaño de la administración y acometer “cuanto antes” la reforma de las pensiones son algunas de las 25 peticiones de las multinacionales. Y prácticamente en todos los ámbitos se insta a evitar cambios y bandazos en la regulación para dar seguridad jurídica a empresas e inversores.

El otro asunto importante, y en el que se exige con más fuerza si cabe un consenso político, es la educación. Los malos resultados en distintos informes y clasificaciones preocupan y mucho a los empresarios. Creen que los principios de la LOMCE son un buen primer paso, pero reiteran la necesidad de hacer atractiva la formación profesional, mejorar habilidades matemáticas y de comprensión y, sobre todo, fomentar la formación técnica o de ciencia.

Solo el 25% de los que cursan estudios universitarios en España lo hacen en la rama científica, señalan. Y eso no casa bien con la necesidad de avanzar “rápidamente” en innovación, que resalta Javier Monzón, presidente de Indra. “Además de fortalecer la propiedad intelectual o dar financiación, hay otras medidas que no cuestan dinero”, insiste. Es urgente, sostiene, revisar los procesos de las administraciones públicas y ver si contribuyen o perjudican a la innovación. “No tanto las decisiones del ministro como las acciones y procesos de cada funcionario”.

Ese proceso innovador, que en España se centra actualmente en las universidades, tiene que tener, según Monzón, una transferencia más rápida al tejido productivo. Y empresas y universidades tienen que profundizar en sus relaciones y mejorar las condiciones de las prácticas.

Las reformas emprendidas han sido “impresionantes”, según Malet, pero no suficientes en opinión de las multinacionales. “Se avanza en el camino correcto, pero aún no hemos recorrido más que un trecho”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS