El Santander prevé que la morosidad llegue al 7% a final de año en España

La fusión con Banesto obliga a la entidad a realizar una provisión de 188 millones El grupo no tiene pensado cambiar la política de dividendos pese a los cambios del supervisor

El consejero delegado del Santander, Javier Marín.
El consejero delegado del Santander, Javier Marín.EFE

El consejero delegado del Santander, Javier Marín, ha comentado ante los analistas que la morosidad del grupo ha crecido por los impagados de España."Con la situación actual, vemos un aumento hasta la tasa del 7% para fin de año en España y creemos que descenderá a finales de 2014", ha dicho. En cuanto al desglose de la mora, Marín ha apuntado que "una parte del crecimiento de la tasa se origina por la caída del crédito, otra por el aumento de la morosidad en las empresas, que está en altos niveles y, por último, por la fusión con Banesto, que nos ha obligado a una provisión de 188 millones".

José Antonio Álvarez, director general financiero del grupo, ha añadido en la presentación de los resultados que las empresas son grandes generadoras de créditos impagados, "con un crecimiento de 150 puntos básicos en lo que va de año". "Esto es una consecuencia clara de la situación económica que atraviesa España. Mientras tanto, en las hipotecas y en los créditos al consumo, la morosidad se contiene o baja", ha explicado.

En cuanto al credíto, Álvarez ha comentado que las hipotecas están cayendo "a un ritmo del 20% en España". El grupo, además, sigue vendiendo grandes carteras de pisos con coberturas del 50% sobre su valor, lo que "ha permitido mantener estables las pérdidas en este negocio".

En la división del crédito a empresas españolas, el responsable financiero ha apuntado que "continúa la reducción de préstamos, pese a que el banco realiza esfuerzos por elevar el crédito, pero la demanda es muy débil". Sobre los préstamos, ha admitido que están rebajando 1,2 puntos porcentuales la remuneración media, lo que no ha impedido que eleven sensiblemente la captación de pasivo. A este respecto, ha adelantado que seguirán con esta política los próximos meses.

Por otro lado, Marín ha resumido los objetivos del grupo, empezando por "elevar la rentabilidad sobre el capital en cada segmentos, analizando las oportunidades de crecimiento en cada país". En algunos casos, ha añadido, "para crecer y en otros para ajustar nuestra posición". El segundo objetivo es "rediseñar el banco, hacer lo mismo con menos costes". Para ello, ha defendido que han identificado ineficiencias y ha mostrado su convencimiento en que hay margen . "Ahorraremos 1.500 millones en tres años, incluyendo lo que hemos anunciado en España y Polonia", ha reseñado.

En tercer lugar, el consejero delegado ha destacado "un aumento de la integración del grupo para aprovechar mejor la presencia global y diferentes divisiones creadas". Por países, en España y Portugal se han propuesto ganar cuota en pymes y clientes minoristas, similar al objetivo de Reino Unido.

Preguntado por los analistas, Marín ha señalado que el grupo no tiene pensado cambiar la política de dividendos y que "las nuevas exigencias del Banco de España no provocan problemas en esta estrategia". "Para este año está anunciado los 0,60 euros por acción y para el 2014 será lo que apruebe la junta de accionistas", ha añadido.

Sobre el interés en Novagalicia y Catalunya Bank, ha insistido en que estudian a ambas entidades, "pero con una exigecia de rentabilidad sobre el capital muy estricta". "Con estos parámetros veremos si encajan", ha matizado.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS