Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Linde pide reformas legales para que llegue el crédito a las pymes

Pide que el ICO asuma más riesgo y que se simplifiquen la ayudas públicas

Admite que "los elevados costes de financiación de la banca española" pueden ser un "freno" a la recuperación económica

Luis Linde, gobernador del Banco de España
Luis Linde, gobernador del Banco de España REUTERS

En un tono que no es habitual, el Banco de España sugiere al Gobierno una serie de cambios legales para que les llegue el crédito a las pymes, sobre las que admite que sufren "condiciones de financiación más restrictivas de lo que estaría justificado por su solvencia".

En un artículo del Boletín Económico de octubre, señala que "se han identificado una serie de líneas de acción que podría ser útil explorar para potenciar el crédito bancario a las pymes: reforzar el papel del ICO, simplificar el marco público de apoyo financiero a las pymes, acortar los procedimientos de insolvencia y hacerlos más flexibles, facilitar mecanismos extrajudiciales de pago, mejorar la aplicación de las provisiones legales que limitan los plazos de cobro de las pymes, reforzar y consolidar las sociedades de garantía recíproca y diseñar mecanismos para producir información homogénea y de calidad" sobre estas empresas. 

El organismo dirigido por Luis Linde asegura en el artículo que "se han detectado algunas fricciones por el lado de la oferta (de crédito) que podrían estar actuando como freno al proceso de recuperación económica", vinculadas a los elevados costes de financiación de la banca española "derivados de la fragmentación de los mercados financieros en Europa y a los efectos de la crisis sobre la calidad crediticia de los prestamistas".

Pero el texto va más allá con propuestas concretas para mejorar la situación de las pymes, las que más sufren la falta de crédito y las que más paro generan. El primer punto es la reforma del Instituto de Crédito Oficial. "Durante 2010, 2011 y primeros meses de 2012, el ICO concedió financiación directaa las pymes y a los autónomos a través del denominado "Programa ICO-Directo". La experiencia, sin embargo, no fue positiva", concluye.

El supervisor resalta que existen otras instituciones públicas de apoyo financiero a las pymes, como el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDETI), la Compañía Española de Financiación del Desarrollo (COFIDES) y la Empresa Nacional de Innovación (ENISA). En su opinión, tienen instrumentos similares y "con un esquema complejo".

A continuación aborda el papel de las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR), que conceden avales a sus socios, habitualmente pymes. "Tendría sentido explorar posibles actuaciones en este campo, en la relación con políticas de consolidación y reforzamiento de su capital para potenciar su papel de diversificación y aseguramiento de los riesgos de las pymes", apunta en el Boletín. Alaba que se haya incrementado el capital mínimo de las SGR de 1,8 millones a 15 millones, pero pide que se revisen los sistemas de reavales que hace ahora la Compañía Española de Reafianzamiento, (CERSA) para que garantice el pago directamente a la pyme si llegan dificultades.

La falta de información sobre la solvencia de la pyme es otro aspecto que el Banco de España y las entidades financieras destacan como una razón para no conceder créditos. "La crisis y la reordenación bancaria han acentuado esta deficiencia estructural. El reto es diseñar mecanismos para producir información homogénea y de calidad sobre los aspectos claves del negocio de las pymes", reclama el Banco de España.

A la eterna pregunta de ¿por qué no hay crédito?, el supervisor responde que debido a los problemas de oferta y de demanda. Considera que todavía hay un excesivo endeudamiento en las empresas y las familias y advierte de que este fenómeno seguirá siendo un freno durante un largo tiempo. La solución la ve por una redistribución del crédito, es decir, que se dirija a "los agentes más productivos y menos endeudados". Esto "puede y debe" ocurrir, aseguran.

¿Y el grifo de los bancos? Los expertos del Banco de España admiten que "los elevados costes de financiación de la banca española derivados de la fragmentación de los mercados financieros en Europa" podrían estar actuando como "freno al proceso de recuperación económica", especialmente en lo que se refiere al crédito a las pymes.

La mayor parte de las posibles actuaciones de política económica que se podrían llevar a cabo para relajar las condiciones de financiación trascienden el ámbito puramente nacional, como ocurre, por ejemplo, con las acciones encaminadas a avanzar en la unión bancaria en la UEM para romper el vínculo entre riesgo bancario y riesgo soberano, explica el autor del artículo.

Estas medidas, añade, tienen un radio de acción que va bastante más allá del simple mercado de crédito, como sería el caso de todas las medidas necesarias para completar el proceso de ajuste de los desequilibrios macroeconómicos acumulados y afianzar así la recuperación de la economía española.