COMUNIDAD DE MADRID

Guadarrama encauza el urbanismo

La zona periférica de protección del parque podrá modificarse cuando les interese a los ayuntamientos

Tras más de una década de idas y venidas, desde el pasado 27 de junio la Comunidad de Madrid y la de Castilla-León cuentan con un parque nacional conjunto, el de la Sierra de Guadarrama. A partir de ahora, quedan fijados los usos que se pueden llevar a cabo en la zona realmente dotada de la máxima protección, las 33.960 hectáreas, 21.714 de Madrid y 12.246 de Castilla-León.

Lo que no queda tan claro es qué pasará en el futuro con la denominada zona periférica de protección (ZPP). Son 62.687 hectáreas repartidas entre ambas comunidades y que, en la Comunidad de Madrid, incluye 12 localidades que aportan terrenos al parque nacional (Alameda del Valle, Becerril de la Sierra, Cercedilla, El Boalo, Lozoya, Manzanares el Real, Miraflores de la Sierra, Navacerrada, Navarredonda y San Mamés, Pinilla del Valle, Rascafría y Soto del Real) y las tres que lo hacen únicamente a esta ZPP, como son Canencia, Los Molinos y Guadarrama.

Ley 7/2013, de 25 de junio, de declaración del parque nacional de la Sierra de Guadarrama ya deja abierto lo que en el futuro pueda ocurrir en esta área anexa al parque: el ámbito territorial de la ZPP es el comprendido entre el parque nacional y la delimitación trazada, "sin perjuicio de las modificaciones que, en su caso, pudieran derivarse de la expansión urbanística futura de los municipios situados en su interior", recoge la norma.

Además, la misma ley establece que en esta ZPP será de aplicación la normativa reguladora establecida en los planes de ordenación de los recursos naturales (PORN), así como aquellas determinaciones en la planificación territorial y de espacios naturales protegidos que les sea de aplicación.

En 20 municipios se contemplan cuatro campos de golf y casi 50.000 nuevas viviendas

Yendo al PORN de la Sierra de Guadarrama de la Comunidad de Madrid, vigente desde el año 2010 —afecta a los 15 municipios del parque nacional y su ZPP, y a otros 27 situados en el piedemonte de la vertiente serrana—, quedan diferenciadas cinco zonas, la de conservación y mantenimiento de usos tradicionales, la de aprovechamiento ordenado de los recursos naturales, las de los asentamientos tradicionales, las áreas de planeamiento urbanístico y la zona de paisaje protegido.

Como norma general, el PORN determina el carácter no urbanizable de los suelos ubicados en la ZPP, salvo los terrenos incluidos en zonas de aprovechamiento ordenado de los recursos naturales situados en el entorno inmediato de los núcleos urbanos de los municipios de Rascafría, Alameda, Pinilla y Lozoya del Valle, que podrán ser incluidas como áreas de planeamiento urbanístico.

El hecho de que finalmente el parque nacional haya quedado reducido a las cumbres se relaciona con la gran polémica suscitada entre los Ayuntamientos incluidos inicialmente en el proyecto de parque, coincidiendo en el tiempo con la expansión urbanística incontenible de la primera mitad de la pasada década.

Ahora esa presión no existe, pero se ha dejado todo preparado para que, con el tiempo, los planes urbanísticos —ahora guardados en las casas consistoriales o paralizados en la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio— se puedan desarrollar. Cuatro campos de golf (Guadarrama, Miraflores de la Sierra, Buitrago del Lozoya y Soto del Real) y casi 50.000 nuevas viviendas e infraestructuras asociadas se contemplan en la revisión del planeamiento de 20 de los municipios incluidos en el PORN.

En Soto del Real, con 153 hectáreas incluidas en el parque nacional y varios cientos más dentro de la zona periférica de protección, su Ayuntamiento ha retomado los trabajos para revisar el planeamiento, paralizados desde 2005. Pretende incrementar en casi un 40% su parque residencial, de 5.000 a 7.000 viviendas.

Para ello ha planteado reclasificar 3,4 millones de metros cuadrados de suelo de especial protección. La mayoría de los 14 sectores de suelo urbanizable se encuentran junto al embalse de Santillana, a menos de un metro del arroyo de Chozas y la Cañada Real Segoviana, junto al arroyo Mediano o sobre hábitats prioritarios como pastizales y quejigales. Además, el nuevo plan general de ordenación urbana tiene previsto un nuevo campo de golf en un terreno forestal conocido como la Cerca del Concejo, incluido en el Catálogo de Montes de Utilidad, y clasificar como suelo urbanizable no sectorizado la Dehesa del Charcón.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS