_
_
_
_
_

El comercio minorista supera los tres años en negativo

La facturación del sector cayó un 2% en julio, aunque moderó su descenso en cinco puntos respecto al mes anterior

Tres años y un mes a la baja. Las ventas del comercio minorista cayeron un 2% en julio, aunque moderaron su descenso en casi cinco puntos, respecto al mes anterior (-6,9%), según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística. Pese a la mejora, el dato suma ya 37 meses consecutivos de caídas interanuales.

El comercio minorista no levanta cabeza desde julio de 2010, cuando el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero subió el IVA. Desde entonces, la caída de la renta de las familias por el crecimiento del paro y las rebajas salariales han hundido el consumo de los hogares.

“La situación va a seguir así por lo menos tres o cuatro años”, sostiene Josep María Galí, profesor de la escuela de negocios ESADE. “El consumo depende, sobre todo, de dos factores: el dinero disponible para gastar y las ganas de gastar. La renta disponible de las familias es baja y la propensión al consumo, muy baja, por la incertidumbre sobre el futuro”.

La subida del IVA aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en septiembre tampoco ha ayudado al comercio minorista. “Esa decisión ha tenido un impacto muy grande en consumo de alimentación”, asegura Ignacio García Magarzo, director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS).

Si se eliminan los efectos estacionales y de calendario, la facturación del comercio al por menor se redujo un 3,8% en el séptimo mes, frente a la bajada del 4,9% de junio. Como suele ocurrir, las compras de alimentos (-0,9%) cayeron menos que las de los demás productos (-3,2%).

Las grandes cadenas de distribución son las únicas cuya facturación aumentó respecto al mismo mes del año pasado (+1,4%). Los hipermercados (-3,7%) fueron los peor parados, como consecuencia de la bajada en la venta de productos no alimenticios (electrónica, muebles, etc.), de los que dependen en mayor medida.

Las pequeñas cadenas (-3,2%) y los comercios unilocalizados (-2,4%) obtienen peores resultados que las grandes distribuidoras, porque tienen dificultades para competir a nivel de precios.

El empleo se reduce en un 1,7%

El descenso de las ventas se ha trasladado al empleo, que descendió un 1,7% respecto a julio de 2012. Ningún tipo de establecimiento se libró de las tasas negativas: los puestos de trabajo cayeron un 5% en las pequeñas cadenas; un 4,4% en los hipermercados; un 0,5% en las empresas unilocalizadas y un 0,1% en las grandes cadenas.

Sólo Baleares y Canarias incrementan sus ventas

Las ventas del comercio minorista se redujeron el mes pasado en 15 comunidades autónomas. Los mayores descensos interanuales se produjeron en País Vasco (-5,7%), Murcia (-5,6%) y Cantabria (-3,7%), mientras que sólo Baleares y Canarias consiguieron elevar sus ventas, con avances del 3,5% y del 1,9%, respectivamente.

Para García Magarzo, las empresas del sector minorista no son las culpables de la mala situación que atraviesan. El director general de ASEDAS achaca a factores externos como la pérdida de la renta de las familias, la falta de confianza de los ciudadanos y algunas decisiones del Gobierno, la bajada de las ventas. “Nosotros hicimos los deberes, bajamos precios. El alza de impuestos como el IVA o la creación de una tasa sobre gases de refrigeración [que usan los grandes congeladores y las neveras de los establecimientos] en 2014 no ayudan en nada a la recuperación del comercio”.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_