Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soria garantiza en Wall Street estabilidad financiera con la reforma eléctrica

Los grandes bancos de EE UU hablan de rebajar el precio objetivo de las eléctricas españolas

Los ministros Luis de Guindos y Jose Manuel Soria. Ampliar foto
Los ministros Luis de Guindos y Jose Manuel Soria. REUTERS

Resolver las dudas que plantea la reforma eléctrica para acabar con el déficit tarifario. Con ese objetivo, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha celebrado este miércoles seis reuniones con grupos de potenciales inversores en Nueva York para garantizarles que los cambios darán seguridad y estabilidad financiera al sistema eléctrico en los próximos años.

El formato del encuentro ha sido privado, similar a las reuniones que días atrás tuvo en Londres, con tres representantes de los principales bancos de inversión de Wall Street por reunión. También ha estado presente el ministro de Economía, Luis de Guindos. Según el ministro, se ha valorado "favorablemente" la estructura de la reforma propuesta el 13 de julio, que ha calificado de "muy complicada".

Las preguntas se han centrado en el concepto de rentabilidad razonable. "Es lógico que las hagan, sobre todo al comparar con lo que ha sido el sistema hasta ahora", ha admitido el ministro, que ha insistido en que la reforma contribuirá a resolver un "problema grueso para la economía española". "La no acción habría llevado a un incremento del precio del 42% o a la bancarrota del sistema", les ha dicho.

La reacción inicial de Wall Street al plan ha sido más bien de tono negativo. Los grandes bancos hablan de rebajar el precio objetivo de las eléctricas españolas, por el impacto que tendrán las nuevas disposiciones en su negocios. Las agencias de calificación, por su parte, temen que acabe "erosionando" su liquidez. "Los que más recomendaron este tipo de inversiones hace siete años son los que más contrariedad pueden presentar", ha opinado.

Pero los inversores en general temen que la reforma reduzca el beneficio de las eléctricas. Preocupan dos cosas: que se retiren las primas y que se pongan nuevos impuestos. Es una dirección que contrasta con la que sigue EE UU para promocionar la generación a partir de fuentes renovables, como la energía solar, con el incentivo a la instalación de paneles en los hogares.

Iberdrola, Gas Natural, Endesa y EDP cuenta en la actualidad con una nota de calidad crediticia aceptable. Pero en Wall Street no gusta la incertidumbre que acompaña a los cambios radicales en el sistema ni el efecto que pueden tener a corto plazo en las inversiones que realizan estas compañías en áreas del negocio que generan pocos retornos y de alto riesgo.

Los inversores temen que la reforma reduzca el beneficio de las eléctricas

"Es verdad que cuando se presentó el plan hubo una caída en las cotizaciones de las eléctricas", ha señalado Soria, "pero se han ido recuperando a lo largo del mes de agosto hasta los niveles previos a la reforma". "La reforma tiene la fortaleza de que introduce estabilidad y seguridad, cosa que hasta ahora no había", ha reiterado el ministro de Industria en rueda de prensa.

Ante los temores de que la reforma se traduzca en un recorte de ingresos para la energía eólica y solar, Soria ha respondido que la puesta del Gobierno español por la penetración de las renovables en el mix energético es "indiscutible". "Somos punteros. En EE UU llevan un discurso muy verde, pero cuando miras California gasta en renovables un 0,2% de su PIB mientras que España un 0,8%".

También preguntan en Wall Street las firmas de inversión sobre la forma en la que se planteó el plan a los actores del sector y el riesgo legal que plantea el concepto de "rentabilidad razonable", porque los recursos pueden disipar la certitud sobre los ingresos a medio plazo. "Hemos ido a un esquema basado en la legislación española y en la doctrina del Supremo", ha respondido.

La reforma pretende acabar con el déficit de tarifa, lo que en principio debería arrojar más transparencia sobre cómo las eléctricas generan sus beneficios. Ese desfase entre el precio de la energía y los costes derivados de operar el sistema está provocando una deuda acumulada de 26.000 millones de euros. "La solución está en el punto medio. A todos no podía gusta la solución", según Soria.

La efectividad real de las medidas para atajar el déficit tarifario está aún por ver, como indican desde Standard & Poors y Fitch, que miran los resultados de los cambios ya introducidos en 2012 y 2013. Soria ha respondido a esa cuestión diciendo que gracias a la reforma del pasado año, se logró reducir el ritmo de crecimiento del déficit anual de 10.500 millones a 4.500 millones.

"Las medidas que ya adoptamos permitieron elevar los ingresos y reducir los costes por un importe de 6.000 millones", ha remachado, insistiendo que la última reforma presentada a mediados de julio permitirá reducir el déficit de tarifa cercano a los 3.500 millones. "El problema de un sistema que gasta el doble de lo que ingresa no puede resolverse en un solo año", ha concluido el ministro.