examen del fondo monetario

El FMI pide a Alemania que equilibre su crecimiento para ayudar a la eurozona

El Fondo felicita a las autoridades alemanas por su gestión económica “prudente” pero le advierte de la necesidad de lograr un crecimiento más fuerte por el peso de su economía

Christine Lagarde, directora gerentes del FMI, habla con el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, en una reunión del Fondo celebrada en octubre de 2012
Christine Lagarde, directora gerentes del FMI, habla con el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, en una reunión del Fondo celebrada en octubre de 2012 ISSEI KATO / REUTERS

Alemania es la primera potencia económica de Europa, su fortaleza sigue causando envidia en el resto de Europa y, de acuerdo con las estadísticas oficiales, el estado de salud de su economía sigue siendo buena: el país está en vías de conseguir el pleno empleo, el consumo interno sigue aumentando para alegría de otros países europeos, y las exportaciones germanas, que sufrieron una baja a causa de la crisis que afectó a la zona euro, están recuperando su fuerza. El Fondo Monetario Internacional (FMI) aplaude su gestión económica, sin embargo, le pide que corrija sus desequilibrios externos para lograr un crecimiento sólido que ayude a sus socios del euro.

El idílico y alentador panorama económico de Alemania fue sometido a una severa investigación por los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI), que hoy otorgaron un valioso certificado de buena conducta a Alemania en un documento que resume el trabajo realizado por un grupo de expertos en el país.

Más información

Los expertos del FMI, sin embargo, constatan que las exportaciones alemanas a la zona euro disminuyeron a causa de la recesión económica que afecta a varios países, una situación que provocó una contracción de la actividad económica a finales de 2012. Advierten una señal de peligro de la potencia alemana a causa de la recuperación gradual de la economía de la zona euro. Este aspecto tendrá un impacto directo en el crecimiento económico del país, que será de solo un 0,3% en 2013, para llegar a un 1,3% en 2014.

"Dado el tamaño de la economía alemana y sus grandes desequilibrios externos, un crecimiento más fuerte y equilibrado de Alemania resulta crucial para alcanzar una recuperación duradera de la eurozona", destaca la institución internacional.

El buen estado de salud de la economía alemana, señalan, está amenazado por una serie de riesgos que dependen tanto de la desaceleración de la demanda externa como elevada tensión financiera externa. Según el FMI, a causa de su alto grado de apertura comercial, Alemania es altamente susceptible a una desaceleración de la demanda externa, un escenario que podría afectar tanto a las perspectivas de crecimiento regional y mundial.

“Las perspectivas para el resto de 2013 y el próximo año depende en gran medida de una recuperación gradual en el resto de la zona euro y de una reducción sostenida de la incertidumbre”, señala el documento del FMI. “Se espera que el consumo seguirá expandiéndose enérgicamente este año gracias a las condiciones favorables del mercado laboral y los acuerdos salariales”.

El Ministerio de Finanzas alemán ha hecho público un comunicado donde celebra la evaluación que el Fondo ha realizado de su trabajo. Destaca que "el FMI considera a Alemania como un ancla de estabilidad en Europa y se refiere a los efectos positivos de transferencia que desempeñan un papel estabilizador para el conjunto de Europa". Además, recuerda que "para fortalecer el potencial de crecimiento alemán, el FMI saluda las medidas adoptadas para aumentar la tasa de empleo mediante la mejora en el cuidado de los niños, la educacion y la formación además de facilitar la inmigración de trabajadores altamente cualificados".

Aplausos por su política "prudente"

El FMI, un organismo parco a la hora de aplaudir la gestión económica realizada por sus países miembros, felicitó a las autoridades alemanas por su gestión económica “prudente” con fundamentos internos sólidos, balances saludables y solidez en el sistema bancario. “Los directores señalaron que estos acontecimientos positivos han proporcionado un apoyo importante de la estabilidad regional”, señala el informe.

Junto con admitir que aún subsiste un alto grado de inestabilidad política en la zona euro, que tiene un impacto directo en la confianza empresarial y en las exportaciones, el FMI resalta que las prioridades políticas a corto plazo deben tener como objetivo la reducción de la incertidumbre.

“Los directores también hicieron hincapié en que, dado el tamaño de la economía de Alemania, el crecimiento más fuerte y más equilibrado de su economía es crucial para una recuperación duradera en el zona euro y en el reequilibrio global”, señala el informe, que también aplaude la intención de las autoridades alemanas en evitar un exceso de rendimiento en la consolidación fiscal. “Garantizar la sostenibilidad fiscal sigue siendo un objetivo a largo plazo a la luz de las presión es demográficas”.

El FMI tampoco esconde su admiración ante lo que califican como el “compromiso de las autoridades alemanas para ayudar a forjar una arquitectura robusta para la Unión Económica y Monetaria (UEM)” que podría ayudar a una mayor integración económica y financiera entre los países miembros de la UEM.

Los halagos del FMI hacen una pausa cuando mencionan la situación que vivió el país hace dos años. El documento señala que el potencial de la economía germana sufrió un debilitamiento en los años 2010-2011, un aspecto que comenzó a cambiar a mediados de 2012, gracias a las mejores perspectivas de Estados Unidos y de los países emergentes.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50