Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué hay de los 5.000 empleos?

Alemania acoge a menos españoles de los previstos por el Ministerio de Empleo

El pasado mes de mayo la ministra de Empleo, Fátima Báñez, anunciaba a bombo y platillo un acuerdo con su homóloga alemana que permitiría que 5.000 jóvenes accediesen a un empleo en Alemania a través de la formación dual recibida en el país vecino. Desde el departamento de Báñez no se ofrece ninguna información sobre la incidencia de este acuerdo ni sus resultados, igual que sobre la implantación de la formación profesional dual en España, regulada por él.

Este periódico ha recurrido a la Embajada de Alemania en España, a la Cámara de Comercio y a las 17 comunidades autónomas (competentes en materia de empleo y de educación) para conocer los efectos reales que ha tenido hasta el momento. Desde los dos organismos alemanes se asegura que el Gobierno de Angela Merkel ni se ha comprometido a cubrir un número de plazas concreto con personal español ni dará tiempo a que se matriculen 5.000 personas para el próximo curso. Será para el siguiente.

“Alemania no está haciendo cola por contratar. Hay determinados emplazamientos y determinadas profesiones donde sí tenemos un déficit cada vez mayor de médicos, ingenieros, asistentes de mayores, personal de hostelería y de construcción. Pero, con un paro del 7%, en muchos sectores las necesidades de mano de obra extranjera no son tan acuciantes”, explica Walther von Plettenberg, director gerente de la Cámara de Comercio alemana para España, consciente de que su país precisará en 2025 seis millones de trabajadores que ahora no tiene, por cuestiones demográficas.

Ocho comunidades firman acuerdos con diferentes ‘länder’ alemanes

El sistema germano de formación dual ha perdido alumnos en los últimos años y cuenta con 33.000 plazas vacantes en la actualidad. Pero, mientras que en Estados como Turingia o Brandemburgo hay plazas sin cubrir; en Bayer y Baden-Wurtemberg hacen falta más, agrega. La Universidad gana terreno a la FP en el país centroeuropeo, donde en 1995 el 75% de los estudiantes cursaban FP y ahora son el 50%, explica el director de la Cámara.

En la embajada alemana, que trabaja en la homologación de sus títulos en España, se conocen únicamente tres acuerdos firmados entre los länder o Estados alemanes y las comunidades autónomas españolas. Los que han sellado Valencia con Baja Sajonia (Hannover) y Sajonia Anhalt y Madrid con Hesse. Al que Von Plettenberg añade el de las cámaras de Barcelona y Hamburgo.

Hay alguno más. De hecho, en Castilla-La Mancha sostienen que más de doscientos parados y estudiantes se han apuntado al convenio firmado con Alemania (la Comunidad no quiere decir con qué Estado). Baleares y Valencia tampoco dan detalles, aunque aseguran estar enviando personal para estudiar y trabajar mediante la FP alemana. Con acuerdos más modestos, La Rioja llevará a 19 personas de entre 18 y 35 años a Baviera; Cantabria, 40 a este mismo Estado; Madrid, 43 a Hesse; Cataluña llevará a unos 60 alumnos seis meses a través de los convenios firmados con grupos alemanes como Basf, Siemens y Aldi, y Murcia tiene acuerdos a través de la Cámara de Comercio regional. Ni en el mejor de los casos suman mil personas entre las ocho comunidades.

En el mejor de los casos, beneficiarán a mil trabajadores españoles

Algunos de estos acuerdos son para estancias cortas en prácticas (véase el caso de Madrid y Hesse, cuyo ministro de Estado de Economía, Florian Rentsch, visitaba recientemente Madrid y, en las instalaciones de Seat, afirmaba que le gusta el modelo de FP dual español para cubrir los puestos que están libres para trabajos con poca demanda nacional). Otros, para realizar seis meses de trabajo y formación en la empresa alemana, como el de Barcelona. Y la mayoría, como el de Castilla-La Mancha, La Rioja o Cantabria, son para cursar tres años de FP dual con salarios que oscilan entre 300 y 700 euros, que el Estado alemán complementa con una ayuda para llegare a unos 800 euros cuando el aprendiz está lejos de su lugar de empadronamiento. Los españoles reciben clases gratuitas de alemán y ayudas para costear el traslado.

Quinientos mil alumnos empezarán este curso la FP dual en Alemania, que tiene un total de 1,4 millones de participantes en el sistema, con el que el 65% de la formación se recibe en el puesto de trabajo percibiendo un sueldo financiado por las empresas a través de un contrato de formación, tras el cual el 66% de los empleados permanecen en la compañía, según los organismos germanos. El coste para la empresa es de 15.000 euros por alumno de media, “pero según estudio del instituto alemán para la FP el coste real es de 3.600 euros porque hay que descontar el rendimiento productivo de los alumnos en la empresa”, sostiene Von Plettenberg, “no sale tan caro como creen los empresarios españoles”.

Más información