Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de expertos pide más facilidad para rebajar los salarios

Es una de las propuestas que un grupo de 13 economistas, aglutinados por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea)

La devaluación salarial tiene que proseguir y para eso hay que facilitar los descuelgues de convenios en las pequeñas y medianas empresas. Esta es una de las propuestas que un grupo de 13 economistas, aglutinados por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), lanzó este jueves. No es la única. El grupo retomó y reformuló una de las ideas clásicas de Fedea, una organización respaldada por grandes empresas, el contrato único con indemnización por despido creciente en función de la antigüedad para reducir la alta tasa de temporalidad. Aunque en esta ocasión no es tan único ya que apuntan a que sería necesario conservar dos modalidades más (interinidad y formación).

La última reforma laboral facilitó las reducciones salariales a través de los incumplimientos de convenios, los descuelgues. También fijó la prioridad de los pactos firmados en las empresas frente a los suscritos en otros ámbitos (territoriales o sectoriales). Con esta vía, el Ejecutivo pretendía que las empresas apostaran por las reducciones de sueldos antes que por los despidos. No obstante, lo que se ha dado en el último año es una combinación de ambas cosas: rebajas salariales y también despidos.

Pocos descuelgues

En opinión de estos 13 expertos, esto se ha producido porque la apuesta de la reforma laboral se quedó corta y exponen un dato para sustentarlo: los descuelgues solo han afectado al 0,66% de asalariados.

Junto a la nueva reforma de la negociación colectiva, el grupo ha retomado la idea del contrato único que acabe con la distinción entre fijos e indefinidos para los nuevos empleos, la propuesta lanzada en 2009 y suscrita por 100 economistas, que ahora se han quedado en 13. Para evitar las críticas de inconstitucionalidad, proponen que la indemnización por despido creciente tenga una doble escala según la rescisión sea procedente e improcedente. Hay otra modificación en este punto sobre la versión inicial: el contrato único, no lo sería tanto ya que iría acompañado de uno de formación y otro de interinos para cubrir las bajas temporales.

También defiende este grupo una reforma de las políticas de empleo que vincule más la percepción de prestaciones a la búsqueda de empleo. Y entre sus propuestas en este terreno, está la mayor participación de la agencias privadas en la intermediación entre ofertas y demandas de empleo.