Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE ve “cero posibilidades” de pacto sin cambios en la propuesta de pensiones

Gómez reclama que el factor de sostenibilidad se acerque al de la reforma de 2011

Propone, a medio plazo, un impuesto a las rentas más altas para completar los ingresos

Guindos habla con Gómez, antes del acto en la UIMP.
Guindos habla con Gómez, antes del acto en la UIMP.

“Si el Gobierno no modifica la propuesta de los expertos, las posibilidades de pacto son cero”. El portavoz socialista de Economía, Valeriano Gómez, ha definido este martes con contundencia el marco de la negociación con el Ejecutivo del PP para alcanzar un acuerdo sobre la reforma para garantizar la sostenibilidad de las pensiones.

Las condiciones planteadas por el exministro de Trabajo no son cualquier cosa: supondrían voltear buena parte del dictamen del grupo de 12 expertos que reunió el Gobierno, en el que solo los dos elegidos por los socialistas optaron por no dar su voto favorable al dictamen final. “Tendría que ser un factor de sostenibilidad mucho más cercano al establecido en la reforma de 2011, que sigue vigente”, afirmó Gómez. El diputado socialista inició sus respuestas en el seminario de la asociación de periodistas de información económica en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (Santander) recordando que el PP se opuso entonces al proyecto impulsado por los socialistas, “que ahora ensalzan”.

Gómez reconoció la necesidad de revisar el sistema de pensiones por el aumento de la esperanza de vida, pero recalcó las condiciones que se establecían para afrontar el problema en la reforma que elaboró su ministerio en 2011. “Se planteaba poner en práctica el factor de sostenibilidad a partir de 2032 y teniendo en cuenta todos los parámetros fundamentales, como son la cuantía de la pensión, el tipo de cotización, la edad de jubilación o el periodo de cómputo”, detalló.

Críticas a la desindexación del IPC

Frente a esa propuesta, Gómez opuso que el informe de los expertos se limita a afrontar el mayor coste por la esperanza de vida “reduciendo las pensiones iniciales”. Y criticó la incorporación de un segundo factor para desligar la actualización de las pensiones del IPC, “que bajará las nuevas pensiones cada vez que los ingresos se queden por debajo de los gastos”.

“No hay ningún sistema de pensiones que aguante la devaluación salarial que aplica el Gobierno, que no solo baja el número de cotizantes sino también las bases de cotización”, afirmó Gómez, quien también rechaza que se aplique el nuevo factor de sostenibilidad entre 2014 y 2019, como plantean los expertos.

Fondo de reserva

“Para cubrir los problemas actuales del sistema está el fondo de reserva de las pensiones, con más de 60.000 millones, que para eso se creó”, añadió Gómez, quien reconoció que esa medida tiene el efecto colateral de aumentar el déficit público.

Para compensar el aumento de gasto que se anticipa para 2040 —se pasaría del 10% al 13,5% del PIB—, el portavoz socialista planteó la necesidad de buscar “fuentes de ingresos alternativas”. “Cubrir ese desfase con un aumento de las cotizaciones sociales implicaría pasar el tipo del 28,8% al entorno del 40%”, algo que Gómez consideró inasumible por su impacto en el empleo.

Como alternativa, el exministro de Empleo reiteró su idea de crear un impuesto para completar los ingresos por cotizaciones, como ya hace Francia. “No sería para hoy ni para mañana, pero mi planteamiento es hacerlo mediante un impuesto directo que grave a las rentas más altas”, detalló.

Más información