El sueldo también cae en el sector privado

La remuneración por asalariado baja por primera vez fuera de la Administración La debilidad de la demanda interna detrae otro 0,5% del PIB al inicio del año

El examen de la Comisión Europea a las reformas del Gobierno español, trufado de reproches por los retrasos, salva varios aspectos de la reforma laboral con la que se abrió, en 2012, la legislatura de Mariano Rajoy. “Según los datos de que se dispone, ha empezado a dar como resultado un aumento de la moderación salarial”, destacó el miércoles. Pero los expertos de Bruselas se quedan cortos: los salarios no solo se moderan, sino que empiezan a bajar: en el primer trimestre de 2013, al descenso de sueldos en la Administración se sumó por primera vez la rebaja salarial del sector privado.

La reforma laboral del PP abarató el despido y dio más poder a las empresas en la negociación de convenios. Los expertos advirtieron al Gobierno de las consecuencias de aplicar estos cambios legales en plena recesión. El resultado es que el ajuste salarial no ha evitado la destrucción de empleo —se ha perdido casi un millón de puestos de trabajo más—. Y que los sueldos no dejan de ceder terreno: en el primer trimestre, la remuneración por asalariado descendió un 0,6% respecto al mismo periodo de 2012.

Los nuevos datos de contabilidad nacional, divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), corroboran además que las rentas salariales han dejado de llevarse la mayor porción del PIB, que desde finales de 2012 corresponde a las rentas empresariales: un 44% frente a un 46%; el resto corresponde a impuestos.

La remuneración por asalariado ya descendió un 3% en el cuarto trimestre de 2012, pero entonces se debió a una decisión extraordinaria: la supresión de la paga extra de Navidad a los funcionarios, que ahorró unos 5.200 millones a la Administración. También pesó en la caída salarial de finales de 2010 (un 0,7% menos) que el recorte salarial aplicado por el Gobierno de Zapatero en la segunda mitad de aquel año se concentrase en diciembre.

La Comisión Europea destaca el impacto de la reforma laboral

El descenso salarial registrado en el primer trimestre de 2013 no está alimentado por medidas extraordinarias. E incorpora, por primera vez, una caída de sueldos en el sector privado: si se descuenta a los asalariados de la Administración, de la sanidad y de la educación, la remuneración por asalariado baja un 0,9%, cuando un año atrás subía un 1,7%. “Beneficiará a la competitividad de la economía”, celebró la patronal CEOE, tras destacar el dato.

Solo los trabajadores de la industria y del sector agrario escapan a la rebaja salarial que propicia el combinado de reforma laboral y recesión. En los servicios, la bajada de sueldos es generalizada, aunque destaca la experimentada por el comercio y la hostelería (de crecer un 1,7% ha pasado a caer un 1,6% en un año), y por el sector financiero, que digiere el rescate europeo, con recortes salariales cercanos al 6% anual.

Solo la industria y el sector agraria escapa a esta tendencia

La contabilidad nacional ofrece una información más amplia que la que suministran los convenios laborales. Aun así, la tendencia es similar: la subida salarial pactada en los convenios suscritos hasta marzo era, de media, del 0,5% anual. Y en los pactos que comienzan este año, que no son prórroga de acuerdos anteriores, el incremento es de apenas el 0,1%. El Ministerio de Empleo no aclara aún cuál ha sido el deterioro de las condiciones salariales en el millar de casos en los que, al amparo de la reforma laboral, las empresas se han descolgado de los convenios vigentes.

La rebaja salarial es uno de los factores que inciden en la debilidad de la demanda interna, un declive que mantiene a la economía española en recesión desde mediados de 2011. El INE confirmó ayer que, entre enero y marzo, el PIB se dejó otro 0,5% respecto al tramo final de 2012. En la comparación anual, la caída es del 2%, como adelantó hace un mes.

El descenso trimestral del PIB se atenúa si se compara con lo que ocurrió en el cuarto trimestre de 2012, cuando bajó un 0,8%. Pero aun así sigue siendo muy intenso: desde 2008, cuando arrancó la Gran Recesión, solo otros cinco trimestres han deparado resultados peores.

La ralentización de la caída del PIB es paralela al frenazo en el descenso del consumo de las familias, que retrocede un 0,4% en tasa trimestral, tras compararse con el desplome (-1,9%) de los meses finales de 2012. Además, en la mala evolución de la demanda interna vuelve a pesar el ajuste del gasto público, que se reactiva en el arranque de 2013 (-1,2%).

El ajuste público se deja sentir también en la inversión, con otro descenso significativo (2,5% en tasa trimestral) en el área de construcción por la escasez de obras públicas. Una de las pocas notas positivas es la mejora de la inversión en bienes de equipo, influida por la recuperación de las exportaciones de mercancías, que pasa de retroceder un 5,4% en el trimestre final de 2012 a lograr un mínimo avance (0,2%) entre enero y marzo.

Sin embargo, el mal resultado de las ventas al exterior de los servicios no turísticos hace que, en conjunto, las exportaciones intensifiquen el ritmo de caída, del -0,9% al -1,3% en tasa trimestral. Solo el descenso de las compras al exterior (-1,7%) permite mantener la aportación positiva del sector exterior al crecimiento del PIB.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50