Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankia se apunta plusvalías de 180 millones al vender el City National

El chileno BCI se queda la entidad de Estados Unidos por 882,2 millones de dólares

La inversión se salda con pérdidas de unos 150 millones, ya cubiertas de sobra

La operación aporta plusvalías netas de 180 millones de euros, según Goirigolzarri

Caja Madrid pagó en 2008 por esta entidad 1.117 millones de dólares (754 millones de euros)

Un hombre reflejado en la sede de Bankia, en Madrid.
Un hombre reflejado en la sede de Bankia, en Madrid. REUTERS

Bankia cerró este viernes la venta del City National Bank of Florida con fuertes plusvalías. O con fuertes pérdidas. Según cómo se mire. La inversión ha sido mala para la entidad, que ha obtenido por el banco de Florida mucho menos de lo que pagó por él. Pero como las pérdidas estaban cubiertas con creces por anticipado, el resultado de la venta es una plusvalía contable neta de 180 millones de euros, que refuerzan el capital de la entidad. La venta, por otra parte, quita fuerza a los argumentos que sirvieron al juez Elpidio Silva para encarcelar al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, que fue quien decidió la inversión.

El acuerdo de venta se cerró tras una reunión del consejo de administración de Bankia. La compradora es finalmente la entidad chilena Banco de Crédito e Inversiones, después de que Banco de Brasil dejase pasar el periodo de negociaciones exclusivas sin presentar una oferta en firme. El precio a pagar por el banco chileno es de 882,8 millones de dólares (el equivalente a 683 millones de euros al cambio actual), ligeramente inferior a la oferta brasileña que no se concretó.

Como el valor neto de la participación en los libros de Bankia era inferior, la entidad se apunta unos 180 millones de euros de plusvalías netas. Ese beneficio, unido a la reducción de balance, aumenta el coeficiente de solvencia de Bankia en unos 30 puntos básicos, 0,3 puntos porcentuales. La venta de la filial reduce en 435 personas la plantilla del grupo de forma no traumática.

“Es una gran operación, desarrollada en un marco competitivo y muy concurrido. Nos permite avanzar en el cumplimiento de los objetivos fijados en nuestro plan estratégico”, señaló el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en un comunicado.

Pero la contabilidad es solo una forma de contar la historia. Si se atiende a lo que pagó Caja Madrid por la entidad, la inversión ha sido mala, pero aparentemente no ruinosa ni descabellada en comparación con tantas otras.

Si se atiende a lo que pagó Caja Madrid por la entidad, la inversión ha sido mala, pero aparentemente no ruinosa

Blesa acordó la compra por 1.118 millones de dólares en 2008. Inicialmente, compró el 83% de las acciones, una inversión que contabilizó de acuerdo con el tipo de cambio de entonces en 605 millones de euros. En la primera mitad de 2010, ya con Rodrigo Rato como presidente, Caja Madrid inyectó otros 100 millones de dólares en la entidad y compró el 17% restante, destinando a ello 228 millones de euros entre las dos operaciones, según consta en el folleto de la salida a Bolsa de Bankia.

En total, por tanto, el banco ha reconocido el pago de 833 millones de euros, lo que supone una pérdida de unos 150 millones frente al precio de venta cerrado este viernes, sin contar posibles coberturas y otras transacciones no declaradas. Los tipos de cambio han jugado a favor de Bankia. Y, además, la pérdida se convierte en plusvalía contable porque aprovechando la fusión de las siete cajas para crear Bankia, el grupo provisionó en exceso la pérdida de valor del banco de Florida. El banco declinó facilitar la plusvalía bruta y el valor del City National en sus libros.

Bankia ha contado con la colaboración de Goldman Sachs y Sullivan & Cromwell en la venta. Tras contactar con 31 entidades, se recibieron muestras de interés por parte de 13 entidades financieras que se concretaron en seis ofertas no vinculantes. La negociación final se hizo con tres entidades. El cierre de la transacción, sujeto a la aprobación de las autoridades de EE UU, España y Chile, se espera entre el último trimestre de 2013 y el primero de 2014.

Más información