Los precios energéticos sitúan el IPC en el 1,4%, la menor tasa anual en tres años

El descenso en la tarifa de la luz y en los carburantes determinan la inflación en abril La inflación subyacente, en el 1,9%, por debajo del índice general por primera vez desde 2009

Fuente: INE.
Fuente: INE.EL PAÍS

La acusada caída de los precios energéticos enfrió la inflación en abril hasta el 1,4%, la menor tasa anual en tres años, cuando el mes anterior se situaba en el 2,4%. Un frenazo del que ya dio cuenta el índice adelantado del Instituto Nacional de Estadística hace un par de semanas, y que ahora ha corroborado con la publicación del IPC. 

La ralentización de los precios del consumo venía anunciada por la significativa bajada de la factura de la luz en abril para los 22 millones de clientes que tienen asignada la tarifa de último recurso. De media, el descenso es del 6,6%, en un precio regulado que acumula aumentos del 60% en los últimos cinco años. En muchos recibos, al haberse vuelto a la facturación bimensual, el descuento no se dejará notar hasta este mes de mayo. 

A la factura de la luz se le une la caída del precio de los carburantes, que en abril sí trasladaron buena parte del suave descenso de la cotización internacional del petróleo y sus derivados en el arranque de 2013. El descenso de los precios energéticos hace que sean vivienda (por el consumo eléctrico) y el transporte (por los carburantes),  los dos grupos "con mayor influencia en la variación de la tasa anual" de abril, apunta la nota de prensa del INE.

El acusado descenso de los precios energéticos explica también una situación poco frecuente en la medición del los precios de consumo: la inflación subyacente, que excluye en el cálculo esos precios energéticos y los alimentos frescos por ser más volátiles, también descendió, pero de forma más suave, del 2,3% al 1,9%. Y, por primera vez desde 2009 -otro año de caída de precios energéticos, mucho más acusada-, se coloca por encima del índice general.

La inflación se ralentiza también por cuestiones de calendario: los precios de viajes organizados bajan ahora, tras la Semana Santa, unas fiestas que este año cayeron en marzo y en 2012 se celebraron en abril. Pero, sobre todo, se atenúa por la enorme debilidad del consumo: el INE destacó que ya 11 de las 57 rúbricas que incluye el IPC tienen tasas anuales negativas.

Que la debilidad del consumo no se note más en la inflación subyacente, todavía cerca del 2% anual pese a la recesión, se debe a las subidas de impuestos (sobre todo, del IVA) y del coste para el consumidor de precios regulados (como las tasas universitarias o el copago farmacéutico), decisiones tomadas por el Gobierno en el último año para mantener el nivel de ingresos públicos y reducir el déficit.

El IPC a impuestos constantes, en el que el INE, siguiendo la metodología de Eurostat, descuenta el efecto de algunos impuestos indirectos, como el IVA, en el IPC, es una aproximación a ese efecto. Este índice, que elimina el impacto del impuesto en los precios como si los empresarios lo repercutieran totalmente -algo, que en la práctica, no suele ocurrir- refleja por primera vez desde que se elabora una tasa negativa del 0,6% anual, casi dos puntos menos que el IPC.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS