El BBVA dice que la nueva reforma puede llevar a reducir las pensiones

El servicio de estudios de la entidad empeora sus previsiones económicas

El servicio de estudios del BBVA se ha sumado a las revisiones a la baja de los pronósticos sobre la economía española. Los expertos del banco, que se situaban entre los menos pesimistas, creen ahora que el PIB de 2013 retrocederá un 1,4% y que la tasa de paro rondará el 27%, en línea con lo anticipado por el Gobierno. Los economistas de la entidad insistieron en la necesidad de profundizar en las reformas. Y analizaron la nueva propuesta sobre el sistema de pensiones. “La población debe ser perfectamente conocedora de la previsible reducción de la pensión que recibirá”, advierten.

En la presentación del informe sobre la economía española, Rafael Doménech, economista jefe para Economías Desarrolladas del BBVA, insistió en que quedan “importantes reformas por acometer”, entre las que citó la nueva vuelta de tuerca al sistema de pensiones. Doménech es uno de los 12 expertos designados por el Gobierno para asesorarle en esta nueva reforma, que persigue garantizar la sostenibilidad de las pensiones a medio plazo, ante el aumento de la esperanza de vida.

El grupo de expertos, que incluye especialistas de distintas sensibilidades —desde la patronal de las aseguradoras a los sindicatos— debe tener listas sus recomendaciones antes de finales de mes para que sean incorporadas al debate previsto entre las fuerzas parlamentarias en la comisión del Pacto de Toledo.

Además de la necesidad de advertir sobre que las pensiones serán más reducidas, “para poder planificar el horizonte de consumo y ahorro en todo el ciclo vital”, el informe del BBVA que presentó Doménech incide en que ese nuevo factor de sostenibilidad “debería asegurar el equilibrio financiero de la Seguridad Social a lo largo del ciclo económico” y recoger el “efecto del envejecimiento de la población”.

Más impuestos indirectos Es decir, que el gasto en pensiones debería ajustarse no solo por la mayor esperanza de vida (mediante más años de cotización o una edad de jubilación más tardía que los 67 fijados para 2027), sino también por la falta de ingresos derivada de una caída de las cotizaciones en etapas de recesión (como la actual) o por la disminución de la relación entre cotizantes y pensionistas. El Gobierno ha puesto sobre la mesa también la posibilidad de limitar la revalorización de las pensiones, ahora ligada al IPC, lo que afectaría a las personas ya jubiladas.

Doménech también indicó que, cuando las exigencias de recorte del déficit público aprieten menos, habrá que sopesar una reforma para ganar eficiencia en “la presión fiscal” y en el “gasto de las administraciones públicas”. “A lo mejor hay que subir unos impuestos para bajar otros”, señaló el economista del BBVA en referencia al recargo temporal sobre el impuesto sobre la renta, prolongado ahora a 2014. Doménech mantuvo que “hay margen” para subir los tipos reducidos (10%) y superreducidos (4%) del IVA, así como impuestos especiales.

España, entre los países de la UE con el IRPF más alto

España se encuentra entre los países de la UE-27 que más gravan la renta personal, con un tipo máximo en el IRPF del 52%, según datos de Eurostat difundidos este jueves por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

A España solo le superan Suecia, con un tipo máximo del 56,6%, Dinamarca (55,6%), Bélgica (53,7%) y Portugal (53%). Países Bajos iguala el tipo español (52%), mientras que Finlandia, Francia, Austria y Eslovenia presentan porcentajes del 50% o ligeramente superiores.

En la banda del 40% al 50% figuran Alemania (47,5%), Grecia (46%), Reino Unido (45%), Luxemburgo (43,6%), Italia (43%) e Irlanda (41%), mientras que el tipo máximo en Chipre se queda en el 38,5%. El tipo español se sitúa 13 puntos por encima del promedio europeo, que este año alcanza el 38,7%. Los países que cuentan con tipos impositivos máximos en el IRPF inferiores a la media comunitaria son todos miembros recientes de la UE.

Así, Malta y Polonia superan el 30%, mientras que Eslovaquia, Letonia, República Checa y Estonia sobrepasan el 20%. Por debajo de estas cifras se encuentran Hungría y Rumanía (16%), Lituania (15%) y, por último, Bulgaria (10%).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS