Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buffett sobre la Fed: “Es como una buena película que no sabes cómo acabará”

El oráculo de Omaha sigue con la mirilla en Europa aunque habla de defectos mayores en la unión monetaria

Warren Buffett en la junta de accionistas de su grupo, en Omaha.
Warren Buffett en la junta de accionistas de su grupo, en Omaha. AP

Le llaman el Woodstock del capitalismo. Pero para las decenas de miles de accionistas de Berkshire Hathaway el evento que cada año les reúne en Omaha, la capital de Nebraska, es como ir a Disneylandia. La fiesta se disfruta más cuando encima los números acompañan. Las acciones del conglomerado subieron un 35% desde la última cita y en el primer trimestre del actual ejercicio fiscal el beneficio de la sociedad subió un 50%, a 4.890 millones de dólares.

Pero a lo que vienen inversores y curiosos es a escuchar al oráculo financiero. Warren Buffett, a sus 82 años, se sometió a casi cinco horas de preguntas en el Centurylink Center. A su lado estaba sentado Charlie Munger, de casi 90 años. Los dos dedicaron medio siglo a construir un imperio valorado en 268.000 millones y que es un termómetro perfecto para medir la temperatura de la economía. El que tampoco quiso perderse el evento fue su amigo Bill Gates.

Berkshire es la quinta compañía del mundo por valor bursátil. Aunque calificó de bueno el resultado del primer trimestre, admitió que en el fondo no lo es tanto. Es algo, que indicó, que vio durante la última década. "Los últimos 10 años no han sido los mejores para el mundo de los negocios en general", indicó. Como ya dijo en la carta anual a los accionistas, no espera tampoco que el rendimiento futuro vaya a ser mejor. "Los retornos pasados fueron impensables".

Buffett cuenta con 44.000 millones listos para dispara al próximo elefante que se le presente. A comienzos de año anunció la compra de Heinz junto con el fondo brasileño 3G Capital, por 28.000 millones. Una de las críticas recientes es que el conglomerado es demasiado grande. Respondió reconociendo que el tamaño es uno de los factores que le impedirá rendir también como hasta ahora, pero añadió que puede ser de ayuda en momento de crisis económica.

Sobre las consecuencias de la actual estrategia de la Reserva Federal, "es como ver una buena película, porque no sabes cómo acabará". Lamentó que "toda esta liquidez no haya realmente llegado a la economía porque los bancos la han dejado apartada". Berkshire tiene posiciones relevantes en Goldman Sachs, Wells Fargo y Bank of America. Sí cree que la Fed está logrando contener la inflación y el dinero barato le reduce el coste de compras como la de Heinz.

En la sesión tras el almuerzo hubo una referida a la escalada de la deuda pública. Es un problema que empezó con George Bush y que creció Barack Obama. Los estímulos fiscales, dijo, eran necesarios. Otra cosa será desmontar la estructura. Aún así, se alegra de que EE UU no haya seguido la senda de la austeridad como Europa para hacer frente a la crisis. Lo peor es que el crecimiento económico se quede estancado por debajo del 2%.

Los accionistas de Berkshire también quisieron saber su opinión sobre Europa. Buffett dice tener la mirilla puesta para posibles inversiones en la zona euro: "pagamos en efectivo". "Europa no va a desaparecer pero la unión monetaria tiene defectos mayores", señaló, "sincronizaron su moneda sin sincronizar el resto". "Cometieron errores, ellos también tienen políticos. Dejar entrar a Grecia es como usar matarratas para montar nata. Gran estupidez", añadió Charlie Munger.

A los dos se les ve en forma, pese a su edad. Buffett fue sometido además el pasado verano a un tratamiento para combatir un cáncer de próstata que le detectaron en un fase incipiente. El pasado jueves estrenó su cuenta en Twitter. Para la cita ya contaba con cerca de 350.000 seguidores. Lo considera un buen vehículo de comunicación, aunque a la hora de invertir suele tomar distancia de las tecnológicas, por su volatilidad.

La sucesión es siempre un tema recurrente en los días previos. Buffett ya tiene identificado a la personas que le sustituirá ante un imprevisto o cuando sienta que ya no está capacitado para llevar las riendas del conglomerado. Lo único que se sabe es que es un hombre, aunque espera que en un futuro pueda ser una mujer. Entre los potenciales aspirantes se encuentra Ajit Jain, responsable de seguros, junto a los gestores de inversión Ted Weschler y Todd Combs.

Hubo, de hecho, una pregunta sobre el papel de la mujer en las grandes empresas. Buffett publicó un artículo el viernes sobre el tema en Fortune. En la respuesta comentó que "el limitado número de ejecutivas en la América corporativa es un problema". "La situación mejoró mucho, pero sigue habiendo mucho camino por recorrer", señaló. Habló de efecto botella a la hora de que las mujeres asuman más cargas de responsabilidad, "por eso la situación no cambiará pronto".