Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara quiere que los grandes depósitos sufran solo al final quitas

La cámara europea quiere que los Gobiernos puedan intervenir entidades

La Eurocámara aboga por que los depósitos no garantizados, es decir, por encima de los 100.000 euros, puedan ser obligados solo en última instancia a sufrir quitas en caso de un rescate bancario, informó ayer el eurodiputado Gunnar Hökmark, ponente sobre la directiva comunitaria en la materia. El eurodiputado popular indicó en conferencia de prensa que los grandes grupos políticos del Parlamento Europeo han logrado un amplio consenso sobre la posición de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios acerca de la legislación de reestructuración y liquidación bancaria propuesta por la Comisión Europea (CE).

En primer lugar, la Eurocámara ha querido diferenciar entre una crisis de un banco específico y una crisis bancaria, es decir, una crisis sistémica con riesgos para todo el sistema financiero de la eurozona — algo que la CE no hace—, dado que opina que se requieren diferentes instrumentos de intervención. En este sentido también habrá una “clara división entre la recuperación y la liquidación bancaria”. En el primer caso la responsabilidad la deben asumir los accionistas y propietarios del banco y en el segundo las autoridades públicas, dijo Hökmark. La Eurocámara quiere que en una crisis sistémica los Gobiernos puedan intervenir un banco, como lo hacen actualmente, pero deben hacerlo sin distorsionar la competencia, las ayudas estatales y deben asegurarse de que se devuelva el dinero a los contribuyentes. Los Estados podrán hacerse temporalmente cargo de los bancos y después privatizarlos “lo antes posible”. El objetivo es que los accionistas asuman las pérdidas y los contribuyentes recuperen su dinero cuando el valor de los activos vuelva a recuperarse.