Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda de España mejora hasta los niveles del inicio de la crisis del euro

El papel del Estado se beneficia de la apuesta de los inversores por la renta fija

La prima de riesgo también baja y se sitúa por debajo de los 330 puntos

La deuda española que cotiza en los mercados secundarios de deuda ha abierto la semana con una importante mejora en los mercados secundarios, que es donde se negocian los títulos una vez emitidos. El apetito por el papel del Estado ha llevado la rentabilidad de los títulos del Tesoro a niveles desconocidos desde principios de noviembre de 2010, días antes del rescate a Irlanda que lanzó a la Eurozona a una nueva fase de la crisis de deuda. En concreto, a los inversores les ha bastado con un interés del 4,490% para olvidar las dudas y apostar su dinero por los bonos a 10 años españoles, un tipo que no se había visto en estos dos años y medio.

La mejora también se ha dejado notar en la rentabilidad de la deuda española a plazos más cortos. Los títulos a dos años, por ejemplo, se han colocado por debajo del 2%, cerrando al 1,953%. Incluso, han llegado a intercambiarse al 1,88% por primera vez desde 2010. La recuperación se explica por el atractivo que ofrecen los títulos del Tesoro en cuanto a rentabilidad, ya que ofrecen un cierto interés en un panorama de tipos a la baja, y riesgo, ya que cuenta con la red de seguridad del BCE.

El descenso en la rentabilidad de los bonos a 10 años ha permitido un recorte de la prima de riesgo española, que es el sobreprecio exigido a estos títulos frente a sus homólogos alemanes. Así, este indicador ha bajado a 326 puntos básicos (3,28 puntos porcentuales), casi 11 menos que el viernes. Además, hubiera caído aún más si no hubiera sido porque el bund alemán también ha mejorado este lunes.

En la Bolsa española también ha dominado el optimismo, pero no así en el resto de Europa, donde los príncipales índices de referencia han registrado caídas. En las divisas, el euro ha perdido posiciciones frente al dólar y su cambio ha quedado fijado en torno a las 1,30 unidades del billete verde.