Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arturo Fernández pide a la CEOE un tiempo de reflexión para decidir su futuro

La mayoría del comité ejecutivo respalda a su vicepresidente tras el caso de los pagos en negro

Los representantes de las empresa químicas y del País Vasco le piden que de “un paso atrás”

El empresario asegura que "reflexión no es dimisión" y que va a pensar "sobre la vida misma"

El vicepresidente de la CEOE y presidente de la CEIM, Arturo Fernández.
El vicepresidente de la CEOE y presidente de la CEIM, Arturo Fernández. EFE

La mayoría de dirigentes de la CEOE que forman el comité ejecutivo de la patronal ha mostrado su apoyo a su vicepresidente, Arturo Fernández, tras el escándalo generado a raíz de las informaciones sobre supuestos pagos en negro a sus empleados. Fernández, que también ha recibido algunas críticas, ha pedido “un tiempo de reflexión” sobre su futuro con vistas a decidir si seguirá como número dos de la asociación y máximo responsable de la patronal madrileña, CEIM, según fuentes de la CEOE.

El propio Arturo Fernández ha reconocido por la tarde antes de su participación en una reunión de la CEIM que había "pedido un periodo de reflexión". Sin embargo, ha sostenido que "reflexión no es dimisión". Preguntado sobre cuánto tiempo puede durar, ha dicho que las reflexiones "pueden ser largas o cortas" y que el objetivo de la misma es "la vida misma", informa Pilar Álvarez.

Pese a que el empresario ha desligado este periodo de reflexión de la dimisión, horas antes, durante el comité, tuvo que afrontar algunas voces críticas. Estas vinieron desde el representante de la industria química, Luis Serrano, y, sobre todo, desde Miguel Ángel Lujua, del País Vasco. Confebask ha emitido un comunicado en el que afirma que “en tanto que ejerce un cargo de representación […] debería dar un paso atrás en esa representación hasta que se dilucide la veracidad, o no, de las graves acusaciones que se le imputan”. Según ha justificado, "debe primar por encima de cualquier otra consideración el interés y buen nombre de la organización y el deseo de no perjudicar ni su imagen, ni, sobre todo, la del colectivo empresarial".

Uno de los que ha mostrado su apoyo explícito a Fernández ha sido el presidente de la CEOE, Juan Rosell, que también se ha mostrado confiado en que, al final, su vicepresidente tomará la decisión adecuada. En la reunión se han producido una veintena de intervenciones.

Ha sido el propio Rosell el que ha sacado a debate los dos temas polémicos con los que se llegaba a este comité ejecutivo sin que nadie los hubiese propuesto. El primero de ellos era el de sus declaraciones sobre los funcionarios y la EPA en las que criticaba al colectivo y ponía en duda las estadísticas sobre el mercado laboral del INE. Al respecto, el presidente de la CEOE ha insistido en que sus palabras se habían tergiversado pero que, de todos modos, no se habían salido de lo que defendió en ocasiones anteriores. Por eso, ha asegurado que todo el mundo ya las conocía.

Tras esta intervención, Rosell ha dado la palabra a Arturo Fernández, que ha explicado a sus compañeros que ayer se reunió con los comités de la patronal madrileña y de la Cámara de Comercio de Madrid, instituciones que preside, para hablar del mismo tema. En las dos reuniones recibió el respaldo de sus asociados, entre los que estaban José Antonio Segurado y Juan Pablo Lozano, que también se sientan en el comité ejecutivo de la CEOE.

Esta mañana, Fernández, que ha tomado la palabra en varias ocasiones, ha reconocido que no tenía ninguna decisión tomada. El escándalo que ha surgido en torno al vicepresidente ha hecho reflexionar al conjunto de los miembros del comité sobre el momento de las dimisiones. Así, se han preguntado sobre si cada vez sale una información hay que presentar la renuncia o esperar a que las acusaciones se comprueben y los hechos estén probados.

Pese a que el debate marcó el comité, luego no se trasladó a la junta, formada por unas 200 personas. En ella, tanto Rosell como Fernández se han limitado a exponer lo acontecido en las últimas jornadas.