España elude ser fuente de preocupación para inversores y analistas en Davos

Los empresarios españoles aseguran que la percepción sobre el país ha mejorado

 El ministro de Economía, Luis de Guindos, en el foro de Davos.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, en el foro de Davos.JEAN-CHRISTOPHE BOTT (EFE)

Los empresarios y directivos españoles desplazados esta semana a la localidad suiza de Davos han respirado con alivio. A diferencia del año pasado, en esta edición España no ha acaparado el interés de 2012 y eso es una buena noticia. “El año pasado estábamos en boca de todos”, subraya un empresario que no ha participado en los debates públicos y que ha mantenido todos sus encuentros en privado. “Hace dos años éramos el hazmerreír, el año pasado éramos los patitos feos. Este año lo mejor que está pasando es que no le interesamos a nadie, nadie pregunta por nosotros”.

Eso no quiere decir que los participantes en este Foro Económico Mundial no estén al tanto de la situación española. Basta ver la alusión de la propia canciller Angela Merkel a la elevada tasa de paro juvenil en su intervención. “Pero igual que antes nos vimos arrastrados por la percepción negativa de la eurozona, ahora el mejor ambiente hacia el euro nos beneficia”, apunta otro directivo, de los que también se aleja al ver las cámaras. Uno de los novatos, discrepa. “Preguntan, claro que preguntan. Pero yo les digo que se están perdiendo una oportunidad, que en todos los países en crisis hay un momento en el que la curva empieza a cambiar y es el momento de aprovecharlo y tomar posiciones. Y yo creo que España esta ahí”.

"Necesitamos capital y los inversores  ya buscan gangas en España", dice un ejecutivo 

Los empresarios españoles destacan la importancia de la reunión de Davos para sus negocios, ya que “en apenas dos días mantienes las mismas reuniones que te llevarían un año en otras condiciones y con gente de sitios muy alejados”. Así que sus agendas se convierten estos días en una maratón de citas, almuerzos, entrevistas, cenas... “Yo hoy he tenido tres almuerzos ¡y no he comido en ninguno!”, asegura un presidente de empresa. Por eso pulsan como nadie las fluctuaciones del sentimiento hacia España. “Ahora lo que se buscan son gangas y eso no es necesariamente malo porque nosotros necesitamos capital”.

Otra cosa es que eso les lleve a cerrar negocios, que es de lo que en ocasiones se acusa a Davos. “Pero nosotros hemos tenido reuniones muy importantes, no sirven solo para hacer contactos”, dice un ejecutivo, gratamente sorprendido por la buena marcha de sus encuentros.

Por eso, algunos directivos reprochan al Gobierno español que no aproveche el escaparate de relaciones públicas que es básicamente el Foro Económico Mundial, como bien saben los italianos. “Pero para eso hay que hablar idiomas, claro. Si eres Merkel puedes venir y hablar en alemán, pero nosotros no nos lo podemos permitir”. Otro de los habituales de Davos insiste en que España debería tener más presencia y mandar a los ministros que han hecho “las reformas más importantes como Trabajo o Hacienda. Hay que traer a la gente que ha hecho bien las cosas y deben explicarse”.

Sobre la firma

Alicia González

Corresponsal de Economía Internacional de EL PAÍS. Especialista en relaciones internacionales, geopolítica y economía, ha cubierto reuniones del FMI, de la OMC o el Foro de Davos. Ha trabajado en Gaceta de los Negocios, en comunicación del Ministerio de Economía (donde participó en la introducción del euro), Cinco Días, CNN+ y Cuatro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción