Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída de las rentas provoca que los españoles ahorren menos que nunca

Los menores salarios y la peor evolución de las Bolsas rebajan en un 1,6% la renta disponible

El volumen de dinero ahorrado frente al total cae a su nivel más bajo de la serie con un 8,8%

Un hombre saca euros de un cajero automático. Ampliar foto
Un hombre saca euros de un cajero automático. EFE

La caída de las rentas de las familias, en franco retroceso porque cada vez llega menos dinero a través de los salarios y, para aquellos que puedan invertir en Bolsa, por los menores dividendos, dificulta el ahorro de los españoles, que en el último tramo de 2012 ha caído hasta su nivel más bajo de toda la serie histórica comparable, que arranca en 2000.

Según los datos que ha publicado hoy el INE, la tasa de ahorro de los hogares bajó a cierre de septiembre de 2012 hasta el 8,8% si se tiene en cuenta lo que los expertos llaman el último año móvil y que, en este caso, corresponde al periodo comprendido entre el cuarto trimestre de 2011 y el tercer trimestre de 2012. Con ello, se evitan las fuertes oscilaciones en el ahorro que registran las familias en función de la época del año, ya que los gastos están muy condicionados por si se trata de las vacaciones o la Navidad.

Esta tasa de ahorro es seis décimas inferior a la registrada al final del segundo trimestre del pasado año, con lo que prácticamente se mantiene el ritmo de contracción en la hucha de las familias. De hecho, por culpa de la crisis, los hogares han llegado a reducir el gasto en partidas que se consideraban intocables, como la alimentación.

La tasa de ahorro de los hogares ha pasado en apenas tres años de marcar máximos históricos a caer a niveles desconocidos en más de una década. En 2009 y cuando España estaba también en recesión, los problemas económicos animaron a las familias a llenar la hucha en previsión de un eventual deterioro de la situación y el empleo que, al final, ha llegado a hacerse realidad. No obstante, ahora, las reservas ya están agotadas y los españoles tienen poco margen para poder seguir aumentando el colchón, lo que explica el descenso de la tasa en plena recesión económica, algo poco usual.

El origen de los problemas para ahorrar está en la caída de la renta disponible de los hogares, que bajó un 1,6% en el tercer trimestre hasta los 164.675 millones de euros. Bajando al detalle, esta rebaja se explica por la disminución del 5,4% en la remuneración de los asalariados percibida y por la contracción del 4,4% del saldo neto de rentas de la propiedad percibidas como los intereses o dividendos. Estos recortes no pudieron ser compensados por el aumento del excedente de explotación bruto y la renta mixta bruta.

También aumentaron, aunque en este caso en detrimento del bolsillo de las familias, los impuestos sobre la renta y el patrimonio pagados por los hogares, que registraron un alza del un 1,8%. En cuanto al destino que se le dio a las rentas, el gasto en consumo final de los hogares aumentó un 0,6% en el tercer trimestre de 2012 con respecto al mismo periodo de 2011.