Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toyota resuelve por 830 millones una demanda por problemas de seguridad

El acuerdo incluye pagos directos a los clientes y la instalación de un sistema de frenado manual

El presidente del fabricante japonés de automóvil Toyota, Akio Toyoda, el pasado 25 de diciembre en Tokio.
El presidente del fabricante japonés de automóvil Toyota, Akio Toyoda, el pasado 25 de diciembre en Tokio.

El fabricante japonés de automóvil Toyota invertirá unos 830 millones de euros en la instalación de sistemas de seguridad y pagos en efectivo a sus clientes para resolver una demanda civil en Estados Unidos en la que se acusa a la empresa de errores en la fabricación de millones de vehículos que aceleraban de manera repentina e involuntaria.

El acuerdo, que debe ser aprobado por un juez federal de California, incluye pagos directos a los clientes, así como la instalación de un sistema de frenado manual en cerca de 3,25 millones de vehículos, de acuerdo con los abogados de los demandantes.

Los términos incluyen un fondo de compensación de 188 millones de euros para antiguos propietarios de automóviles de la casa que vendieron sus vehículos a precios reducidos debido a la mala publicidad, y un fondo separado del mismo valor para los dueños que no están incluidos en la mejora del sistema de frenos.

Las acciones de Toyota han subido un 1,6% este jueves porque la cantidad ha sido finalmente menor de la esperada, según los analistas.

Treinta modelos afectados

Cerca de 16 millones de vehículos Toyota, Lexus y Scion vendidos en EE UU de los modelos años 1998 a 2010 están cubiertos por la medida. Entre los 30 modelos afectados, se encuentran el Toyota Camry y el compacto Corolla.

"Ha sido una decisión difícil, especialmente debido a que las pruebas científicas y múltiples evaluaciones independientes han confirmado la seguridad de los sistemas de control de aceleración de Toyota", dijo Christopher Reynolds, consejero general del grupo, en un comunicado.

La portavoz de Toyota en EE UU, Julie Hamp, dijo que la compañía no revelaría hasta febrero, cuando emitirá su próximo reporte de ganancias trimestrales, si dividiría el coste en varios trimestres.

La mayor crisis de seguridad en la historia de Toyota comenzó a hacerse pública en agosto del 2009 cuando el policía de carreteras de California Mark Saylor y tres miembros de su familia murieron en un vehículo de la marca que chocó a alta velocidad.