Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma laboral reduce en un 9% los pagos en indemnizaciones

La partida que las empresas destinan a los despidos baja por segundo trimestre consecutivo

La generalización de los 20 días explican el descenso mientras se sigue destruyendo empleo

La rebaja reduce el coste total de cada trabajador en un 0,1%, hasta los 2.455 euros

Un obrero trabaja en una vivienda de Bilbao.
Un obrero trabaja en una vivienda de Bilbao. EFE

El descenso de las indemnizaciones que ha motivado la puesta en marcha de la reforma laboral, que facilita el despido con 20 días por año trabajado, ha tirado a la baja con fuerza del gasto que supone para las empresas reducir plantilla. Según la Encuesta de Coste Laboral que ha publicado esta mañana el INE, el gasto medio en las indemnizaciones bajó un 9,3% en el tercer trimestre, lo que supone un descenso sin precedentes en toda la serie histórica, que arranca en 2000.

El gasto medio por inemnizaciones se disparó en el arranque de 2009 ante el desbordamiento de los problemas económicos que llevaron a España a la recesión. Ahora, aunque el país sufre su segundo periodo de crecimiento negativo desde el inicio de la crisis y se sigue destruyendo empleo indefinido a marchas forzadas, las empresas destinan mucho menos dinero a costear los despidos, tal y como recoge la estadística.

El alza de los salarios implica una pérdida de poder adquisitivo de 3,2 puntos porcentuales

Gracias a ello, el coste laboral medio por trabajador y mes teniendo en cuenta tanto las remuneraciones como las cotizaciones sociales ascendió a 2.455,49 euros en el tercer trimestre del año. Esta cifra supone un descenso del 0,1% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Con ello, el coste laboral encadena su segunda caída interanual consecutiva tras la reducción del 0,3% experimentada en el segundo trimestre, algo de lo que no se libra el conjunto de las economías avanzadas. El descenso en lo que las sociedades gastan en sus trabajadores, que ha venido de la mano en el descenso de la partida por indemnizaciones, puso fin a una racha de cinco trimestres consecutivos al alza.

Por su parte, del total del coste laboral, el coste salarial (que comprende todas las remuneraciones, tanto en metálico como en especie) alcanzó los 1.805,63 euros de media, un 0,3% más que en el tercer trimestre de 2011. El coste salarial ordinario, es decir, sin pagos extraordinarios ni atrasados, subió un 0,2% en tasa interanual, hasta 1.644,48 euros, mientras que el coste laboral por hora efectiva se situó en 20,2 euros, el mismo nivel que en el tercer trimestre de 2011. En ambos casos, el incremento de los sueldos supone una importante pérdida de poder adquisitivo frente a la evolución del coste de la vida, ya que la inflación subió en el mismo periodo un 3,5%.

Por sectores de actividad, la industria y la construcción presentaron en el tercer trimestre aumentos interanuales del coste laboral total, con crecimientos del 1,8% y del 1%, respectivamente, hasta los 2.847,04 euros y 2.543,53 euros, respectivamente. Según el INE, en ambos sectores destaca el crecimiento del coste salarial total, superior al 1%, mientras que la industria sobresale además por ser el sector donde más se incrementan los otros costes, un 4%, en especial, por despidos e indemnizaciones por fin de contrato.

La energía y las actividades financieras y de seguros presentan los costes más elevados

Por sectores, en los servicios, el coste laboral cayó un 0,4%, hasta los 2.370,98 euros. Esta reducción fue consecuencia del descenso de los otros costes (-1,8%), particularmente de las indemnizaciones por despido, ya que el coste salarial total se mantuvo estable respecto al tercer trimestre de 2011. En el tercer trimestre, los salarios más elevados correspondieron a la industria (2.082,45 euros por trabajador y mes), seguida de los servicios (1.755,73 euros) y la construcción (1.748,95 euros).

Por actividades económicas, la de suministro de energía eléctrica y gas y actividades financieras y de seguros son las que presentan los costes laborales más elevados, con 5.131,8 y 4.544,3 euros por trabajador y mes, respectivamente, mientras que los menores corresponden a las actividades administrativas y de servicios (1.769,5 euros) y hostelería (1.534,2 euros).

Los crecimientos interanuales más significativos de los costes laborales en el tercer trimestre se los anotaron las actividades de suministro de energía eléctrica, transporte y almacenamiento y las industrias extractivas, todas con porcentajes superiores al 2%, mientras que las mayores caídas fueron para las actividades inmobiliarias (-1,9%) y la hostelería (-2,8%).

Sueldos altos en País Vasco y Madrid

Por comunidades autónomas, los costes laborales más altos los registraron País Vasco (2.958,35 euros por trabajador y mes), Madrid (2.838,73 euros), Cataluña (2.600,47 euros) y Navarra (2.572,05 euros), mientras que los más bajos se dieron en Extremadura (2.058,01 euros) y Canarias (2.056,13 euros).

Por su parte, los salarios más elevados también correspondieron a País Vasco (2.219,71 euros por trabajador y mes), Madrid (2.108,49 euros por trabajador y mes) y Cataluña (1.916,64 euros). Por su parte, los más bajos se situaron en Canarias (1.500,04 euros) y Extremadura (1.516,49 euros).

Según los datos de Estadística, la jornada semanal media pactada (considerando conjuntamente tiempo completo y parcial) alcanzó las 35 horas en el tercer trimestre, perdiéndose una media de 7,2 horas por semana, de las que más del 80% se perdieron por vacaciones y fiestas disfrutadas. Si se añaden las horas extras y se restan las horas perdidas, la jornada se reduce a 28 horas efectivas de trabajo.

Según el tipo de jornada, la diferencia salarial entre los trabajadores a tiempo completo y parcial es de 5,22 euros por hora, con 15,50 euros por hora para los primeros, y 10,28 euros para los segundos. Los trabajadores a tiempo completo prácticamente duplican las horas de trabajo efectivo realizadas por los trabajadores a tiempo parcial, con 30,6 horas semanales frente a 17,2 horas.