Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La destrucción de empleo pone contra las cuerdas a la Seguridad Social

La afiliación cae al nivel de 2003 tras bajar en 205.678 personas

El Gobierno lo atribuye a su decisión de extinguir las cotizaciones por las cuidadoras

Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social
Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social

Noviembre resultó otro de esos meses, y van muchos en cinco años de crisis, en los que el mercado laboral encoge cualquier atisbo de recuperación, oscurece las “señales positivas” que el Gobierno no deja de iluminar en las últimas semanas. La destrucción de empleo se aceleró el mes pasado hasta restar 205.678 cotizantes en las precarias cuentas de la Seguridad Social. El número de afiliados apenas supera ya los 16,5 millones de personas, el nivel más bajo desde 2003.

La pérdida de puestos de trabajo se asimila a los peores meses de la crisis, amplificada en esta ocasión por la decisión del Gobierno de dejar de cubrir la cotización a la Seguridad Social de las cuidadoras de familiares dependientes, a las que se dio de alta en 2007 en aplicación de la Ley de Dependencia. Según esa disposición, que el Ejecutivo del PP ha dejado sin efecto desde noviembre, Sanidad debía cotizar por las cuidadoras, pero nunca pagó, lo que generó una deuda con la Seguridad Social de algo más de 1.000 millones de euros.

Los recortes presupuestarios se han dejado sentir con especial intensidad en las partidas para aplicar la Ley de Dependencia. Las ayudas a los familiares (un 92% son mujeres) que se hacen cargo del cuidado de los dependientes han caído más de un 15%. Ahora, el Ejecutivo deja de cotizar por ellas, y la escasa cuantía de las ayudas hace casi imposible que asuman el pago a la Seguridad Social. La consecuencia es que el mes pasado hubo 85.233 cuidadoras afiliadas menos.

“Los datos de noviembre reflejan la corrección estadística derivada de la afiliación de cuidadores no profesionales de la Dependencia”, afirmó el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos. En la comparación anual, se registraron un 4,2% menos de afiliaciones que en el mismo mes de 2011. Pero, más allá del impacto de la decisión del Gobierno, la destrucción de empleo en el conjunto de la economía no ceja. Si se excluye el efecto de las bajas de las cuidadoras, en noviembre el retroceso anual de la afiliación habría sido del 3,7%, algo más que en los dos meses precedentes.

Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social
Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social

El Gobierno incluye ahora a unas 38.000 de esas cuidadoras dadas de baja en la Seguridad Social en las listas del paro registrado, ya que constaban como “demandantes de empleo” en los Servicios de Empleo. En total, el número de parados registrados aumentó en 74.296 personas, hasta alcanzar los 4,9 millones de desempleados, un 11% más que en noviembre de 2011.

Empleo excluye de las listas del paro registrado a personas que atienden cursos de formación, o que tienen una disponibilidad limitada para buscar empleo. Según las estimaciones de la patronal CEOE, eso elevaría la cuenta a los 5,5 millones de desempleados. La Encuesta de Población Activa acerca esa cifra a los seis millones de personas.

Burgos desveló que la Seguridad Social ya había dispuesto este mismo lunes de los 3.530 millones del fondo de reserva de las pensiones a los que le había facultado el último Consejo de Ministros. El secretario de Estado precisó que se había recurrido a la hucha ante la “insuficiencia” para afrontar el pago de la extra de diciembre a los jubilados.

El Gobierno abrió la hucha este año y ya ha sacado 6.500 millones, cerca de un 10% de lo acumulado en más de una década. Además, ha eliminado el tope que ponía la ley a lo que se podía disponer cada año, con lo que el recurso al fondo de reserva dejará de ser excepcional.

Con este nuevo repunte del desempleo, la crisis ha reducido ya en casi tres millones las afiliaciones a la Seguridad Social. Desde 2007, sin embargo, el número de pensionistas ha aumentado en más de 600.000, lo que deja al sistema en franco desequilibrio. Si se excluye a los desempleados por los que cotiza el Estado, ya solo hay dos cotizantes por pensionista, una relación insuficiente para sostener los gastos del sistema. Burgos insistió en que eso fue determinante en la decisión del Gobierno de no actualizar las pensiones según la inflación de noviembre, como marcaba la ley hasta que el Ejecutivo decidió cambiarla el pasado viernes.

La pésima situación del empleo ha desbaratado también las optimistas previsiones del Gobierno de gasto en prestaciones por desempleo, que aumenta ya un 6% respecto a 2011. Pese a la carga presupuestaria, son cada vez menos los desempleados cubiertos por algún tipo de prestación o subsidio, apenas el 63,4% del total, un índice que refleja la duración de la crisis. Aquí no se incluyen a los beneficiarios de los 400 euros mensuales del nuevo Plan Prepara, pero las restricciones incorporadas por el Ejecutivo permiten anticipar que este colectivo será cada vez menos numeroso. Según Empleo, hubo 13.000 solicitudes en los dos primeros meses de vigencia.