Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía de Brasil crece la mitad de lo previsto en el tercer trimestre

El producto interior bruto (PIB) brasileño avanzó un leve 0,6% respecto al segundo trimestre

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil AFP

El tercer trimestre del año ha dejado en Brasil un crecimiento económico muy inferior a los esperado el jarro de agua fría no ha caído solo sobre las optimistas previsiones del Gobierno, sino también sobre la mayor parte de analistas. El producto interior bruto (PIB) brasileño avanzó un leve 0,6% respecto al segundo trimestre, que supone el mejor registro desde primeros de 2011, pero al mismo tiempo representa la mitad de los previsto hacía tan solo dos días por el ministro de Finanzas, Guido Mantega.

En un encuentro con periodistas europeos, Mantega había dado por hecho que tanto servicios como industria y niveles de confianza estaban mejorando y mantendrían este nivel hasta finales de año. Pero los datos le llevaron la contraria. El ministro admitió su “sorpresa” y destacó el mal comportamiento del sector financiero, que ha llevado en buena parte el estancamiento del sector servicios.

La media de los 54 economistas sondeados por Bloomberg también calculaban un avance del 1,2%, sobre todo después del programa de estímulos que ha empezado a poner en marcha el Gobierno, con unos tipos de interés instalados en el nivel más bajo de la historia del país, el 7,25%.

Marcelo Cortes Neri, presidente del Instituto de Economía Aplicada e Investigación, no encontraba una respuesta sencilla: “Ha sido una sorpresa, sobre todo porque estamos en una situación de prácticamente pleno empleo y las encuestas revelan cómo la gente percibe una mejoría de su situación”, señala. Aunque el consumo mantiene su pace, los servicios se han estancado, destaca.

Mantiene previsiones para 2013

El avance mejora respecto al segundo trimestre (cuando el PIB creció un 0,2%) y supone una tasa anualizada del 2,4%, por lo que Mantenga insistió en que la economía está acelerando y mantuvo que crecerá un 1% en el cuarto trimestre. Para el conjunto del año, confía en un avance de entre el 1,5% y el 2% y mantiene una previsión de incremento del 4% para 2013.

Las cifras de hoy siembran las dudas sobre el corto y medio plazo. Brasil espolea las inversiones pero aún no ha logrado traducir sus planes en reales contantes y sonantes. Las inversiones bajaron un 2% en el segundo trimestre, hasta el 18% del PIB. Lo compensó el consumo, que representa más de la mitad de la economía del país y aguantó el tipo con un avance del 0,9%.