Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa y el FMI desbloquean ‘in extremis’ la ayuda a Grecia

La directora del Fondo Monetario Intenacional, Christine Lagarde, cede y acepta dejar para más adelante el ajuste de la deuda

Tras 36 horas de reuniones celebradas en tres agotadoras sesiones a lo largo de las tres últimas semanas, los responsables de Economía de la zona euro convencieron al Fondo Monetario Internacional (FMI) de relajar el ritmo del ajuste de la deuda griega. “Doy la bienvenida a la decisión tomada por los ministros de Finanzas, que reducirá la incertidumbre en Grecia y en la zona euro”, aseguró Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), al abandonar la reunión en la madrugada del martes.

Atenas recibirá en los próximos meses 43.700 millones de euros

Los ministros reunidos fijaron un nuevo calendario para que la deuda griega se equilibre en 2020 hasta el 124% del PIB, en lugar del objetivo anterior del 120%. Se aplaza hasta 2022 el momento en el que esta carga debe caer por debajo del 110% “de una forma sustancial”, según enfatizó la jefa del FMI, Christine Lagarde, en la rueda de prensa posterior a la reunión. Puede parecer un cambio menor, pero era crucial para desbloquear el pago de 43.700 millones de euros y despejar —una vez más, no se sabe hasta cuándo— el fantasma de la suspensión de pagos y de la primera salida de un país de la unión monetaria. Para que llegue el dinero es necesario que se apruebe en otro Eurogrupo que se celebrará el 13 de diciembre, después de que las medidas hayan pasado por el visto bueno de los Parlamentos de varios países.

Para lograr la reducción de una deuda que se había convertido en indomable, el Eurogrupo impulsará un conjunto de medidas que suman un total de 40.000 millones de euros. Tras dar el visto bueno a las reformas puestas en marcha por el Gobierno del conservador Antonis Samarás, ya no hay ningún obstáculo para que en las próximas semanas llegue a Atenas una ayuda que servirá para recapitalizar unos bancos en estado comatoso y pagar los gastos corrientes de la Administración griega, como los salarios de los funcionarios y las pensiones de los jubilados.

Se conceden algunos alivios, pero no se traspasa la línea roja que Europa no quería cruzar bajo ningún concepto. Como dejó claro antes de entrar en la reunión el todopoderoso ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, Europa no ha cedido a las pretensiones del FMI de que los países asumieran pérdidas en los préstamos que concedieron a Grecia. El FMI insistía en que esta es la única vía para garantizar la sostenibilidad de la deuda helena.“Todos los Estados miembros han dicho que según sus bases jurídicas no pueden aceptar una quita si tienen que dar al mismo tiempo más garantías a Grecia”, había dicho a la entrada de la reunión Schäuble.

Pero que Alemania y el resto de países se hayan librado en esta ocasión de la temida quita no quiere decir que esta no vaya a llegar. La prensa alemana publicaba este fin de semana que el pacto podría consistir en aparcar el tema hasta 2015, después de las elecciones en las que la canciller Angela Merkel aspira a revalidar su cargo. Cuando finalice el programa de ayuda, España tendrá una exposición total de 25.000 millones en Grecia.

Para conseguir el objetivo de encauzar la deuda hacia un camino sostenible, se rebajarán en 100 puntos básicos (un punto porcentual) los tipos de interés de los préstamos concedidos a Grecia. Aunque los que participan en un programa completo de asistencia financiera (Irlanda y Portugal, por ahora) seguirán cobrando el interés original. Además, se bajarán en 10 puntos básicos los costes de las garantías que paga Grecia por los préstamos del fondo de rescate temporal o Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). También se impulsará con financiación europea un programa de recompra de deuda en manos de inversores privados. De esta forma, se reduce la deuda pública del país, que se retira del mercado a precios más ventajosos. El riesgo es que el anuncio de este programa dispare su precio.

También se amplía en 15 años los vencimientos de los préstamos bilaterales y los del FEEF; y se retrasan 10 años los pagos de intereses que debe desembolsar Grecia por estos últimos. Los Gobiernos de la eurozona se comprometen a traspasar a una cuenta aparte un importe equivalente a las ganancias que el BCE ha obtenido de los bonos griegos en sus carteras desde 2010. Estas medidas se irán poniendo en marcha de forma paulatina y estarán condicionadas a que Grecia cumpla las reformas acordadas.

Por si fueran pocas las incertidumbres que aparecen en el futuro de Grecia rediseñado por la eurozona, aparece una más: la inestabilidad política. Tan solo medio año después de que el conservador Antonis Samarás accediera al poder, las encuestas ya dan por vencedor en unas hipotéticas elecciones al partido de izquierdas Syriza, contrario a las condiciones pactadas en el rescate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >