Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto en desempleo crece el 5,9% y hace imposible cumplir el presupuesto

Las prestaciones de enero a septiembre suman unos 23.700 millones

En nueve meses se ha cubierto el 83% de lo presupuestado para todo el año

La desviación a final de ejercicio será de más de 3.000 millones

El gasto en desempleo sigue disparado y hará saltar por los aires las previsiones del Gobierno. En los primeros nueve meses del año, las prestaciones por desempleo suman 23.697 millones de euros, un 5,9% más que en el mismo periodo de 2011, cuando lo que el Gobierno presupuestó es que caería un 4,5%. La desviación entre uno y otro porcentaje equivale a unos 2.300 millones en los primeros nueve meses y puede suponer más de 3.000 millones a fin de año.

Las prestaciones sumaron 2.589,7 millones en septiembre, un 7,1% más que en el mismo mes de 2011. Quedan por delante, además, tres meses que suelen ser de fuerte gasto en desempleo, con lo que lo previsible es que a finales de año el gasto total se sitúe cerca de los 32.000 millones, frente a los 28.503 millones recogidos en unas cuentas públicas que proclamaban contener "la necesaria cobertura de las prestaciones por desempleo".

Se ha consumido, así, el 83,1% de lo presupuestado en solo nueve meses, cuando para cumplir con la cifra prevista sería necesario que esa cifra estuviera por debajo del 75%. Lo previsible es que antes de que acabe este mes se haya agotado la partida para desempleo. Ante esto la secretaria de Estado, Engracia Hidalgo, ha declarado que ya se ha solicitado a Hacienda el crédito necesario para hacer frente al gasto de prestaciones en lo que queda de año. No obstante, Hidalgo no ha concretado a cuanto ascenderá la transferencia necesaria.

El Gobierno mantuvo su previsión de una considerable caída del gasto a pesar de que los Presupuestos se aprobaron a finales de junio, cuando era evidente que el gasto no solo no caía sino que crecía con fuerza. Al momento de presentar sus cuentas el pasado marzo, los expertos ya advirtieron de que las estimaciones del Ejecutivo no cuadraban. Los errores de presupuestación en esa partida y en otras como el gasto en pensiones o los ingresos tributarios son los que impedían cumplir los objetivos de déficit, ante lo que el Gobierno optó por suprimir la paga extra de los funcionarios, subir el IVA, eliminar bonificaciones al empleo, recortar las prestaciones de dependencia, elevar el IRPF y aumetar la presión fiscal sobre las empresas en julio pasado en un último intento por cumplir con las exigencias de Bruselas. Esas exigencias son más vinculantes que nunca tras haber decidido el Gobierno pedir el rescate de sus socios europeos para sanear el sector financiero, principalmente para cubrir las necesidades de capital de Bankia.

En septiembre hubo 2.836.592 beneficiarios de prestaciones, un 4,3% más que en el mismo mes de 2011. Las estadísticas publicadas por el Ministerio de Empleo muestran, además, que las solicitudes de prestaciones siguen creciendo con fuerza, sobre todo las de carácter contributivo, que aumentaron un 17,5% con relación a un año antes, hasta las 556.662. Bajan las peticiones de subsidios, renta activa de inserción y subsidios agrícolas.

Más información