Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola recorta plantilla en 1.200 personas durante los dos próximos años

La eléctrica venderá activos no estratégicos por 5.000 millones para reducir deuda

Iberdrola ha anunciado esta mañana que su plan para reducir plantilla afectará a 1.200 personas durante los próximos dos años para hacer frente a la crisis, un fenómeno que se ha cebado en su mercado español, donde los resultados han caído un 36% entre enero y septiembre. El ajuste afectará al 4% de su plantilla total, que a finales del segundo semestre de este año ascendía a más de 30.700 personas en todo el mundo.

Del total, ya se han reducido 1.000 puestos de trabajo, 400 en España y otros 600 en Reino Unido. En España, el ajuste se produjo el pasado mes de julio mediante bajas incentivadas fundamentalmente. Por tanto, faltarían por suprimir 200 empleos.

El presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, ha explicado esta mañana los planes estratégicos del grupo para los próximos dos años en una conferencia realizada desde Londres para presentar sus resultados a cierre del tercer trimestre. Estos planes están diseñados para afrontar un entorno "adverso" caracterizado por la crisis económica y por las distintas velocidades de recuperación en los países en los que opera Iberdrola, ha destacado el ejecutivo.

Los planes de la eléctrica se completan con la venta de activos no estratégicos y con poco impacto en sus beneficios por unos 5.000 millones de euros. De momento, asegura que ya tiene avanzada la venta de activos por 2.000 millones y ve posible deshacerse de otros 3.000 millones de aquí hasta 2014.

El plan estratégico para el periodo 2012-2014 también contempla un recorte de las inversiones del 37% con respecto al trienio anterior, hasta una media de 3.500 millones de euros anuales. El 42% de la misma se concentrará en Reino Unido, lo que permitirá recuperar parte del empleo, así como en Latinoamérica, adonde irá a parar casi el 23% de todas las inversiones previstas entre 2012 y 2014, sobre todo en Brasil.

Los fondos que se obtengan de las ventas y del ahorro en las inversiones se destinará a reducir la deuda neta de la empresa en unos 6.000 millones.

Así, la deuda neta pasará de 32.000 millones en 2011 a 26.000 millones en 2014 sin necesidades de ampliación de capital, lo que permitirá al grupo mantener su fortaleza financiera. Las opciones que maneja la compañía son la reducción de inversiones, las desinversiones, la obtención de flujos de caja y la titulización del déficit de tarifa, ha explicado Sánchez Galán.

Por otra parte, el presidente de Iberdrola ha avanzado que se vinculará la evolución futura de los salarios a los beneficios, en lugar de con la inflación, tal y como pactócon la plantilla en 2011. Asimismo, Sánchez Galán ha afirmado que tiene previsto mantener el dividendo que paga a sus accionistas de en torno a 0,3 euros por título.