Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indiferencia en los mercados tras los resultados electorales en España

El Ibex cede un 0,46% y cierra en 7.877,1 puntos

La prima de riesgo sube hasta 387 puntos al final del día

Los resultados de las elecciones que ayer dieron la victoria el PNV en el País Vasco y al PP en Galicia no han tenido reflejo en el ánimo de los inversores, más afectados por la caída de la exportaciones en Japón en septiembre, el mayor retroceso desde que el país asiático sufriera el terrible terremoto de 2010.

El Ibex ha empezado la semana con un leve retroceso que, tras media hora de sesión, se ha ido borrando hasta recuperar la zona de ganancias. Pero tras ganar un 0,53% ha vuelto a caer en pérdidas y a una hora del cierre marcaba 7.860,2 puntos, con un retroceso del 0,67%. Acciona (-4,1%), Popular (-2,74%) y Sacyr Vallehermoso (-2,63%) son los valores con mayores pérdidas, mientras Bankia (+6,53%), Técnicas Reunidas (+2,16%) y Gamesa (+2,02%) se anotan las mayores ganancias.

La prima de riesgo española, exceso de rentabilidad que los inversores piden a los bonos españoles a 10 años respecto a los alemanes, ha llegado a tocar los 389 puntos básicos, tras cerrar el viernes en 377 (3,77 puntos porcentuales). Al final de la sesión se ha situado en 387 puntos. El diferencial italiano ha tocado 318 puntos para terminar en 314, tras terminar en 317 puntos en la sesión anterior.

Las plazas europeas no han registrado movimientos notables. Londres ha cedido un 0,22%, París un 0,61%, Fráncfort un 0,71%, mientras Milán ha conseguido avanzar un 0,03%.

Las exportaciones niponas cayeron un 10,3% en septiembre respecto al mismo mes de 2011, la mayor caída desde mayo de 2011, dos meses después del terremoto que provocó un maremoto que provocó un desastre nuclear en el país.

La atención esta semana se centra en la reunión de dos días que celebra el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, encargado de la política monetaria en Estados Unidos, a partir de mañana. El mes pasado, el banco central estadounidense anunció su tercera ronda de medidas de liquidez mediante la compra de deuda, lo que se conoce con el nombre de expansión cuantitativa. La Reserva Federal se comprometió a comprar títulos hipotecarios por importe de 40.000 millones de euros al mes.

Más información