Rato compartía el diagnóstico de que “BFA no es una entidad viable”

El Banco de España asegura que el dirigente compartía su diagnóstico

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato.
El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato.EL PAÍS

El informe interno del Banco de España de marzo de 2012 sobre el grupo de Bankia, al que sometía a un examen trimestral, despeja algunas dudas sobre quiénes conocían antes del cese de Rodrigo Rato como su presidente en mayo de 2012 cuál era el abismo financiero en que se hallaba tal entidad bancaria y cuáles eran sus posiblidades de supervivencia. El Banco de España parecía concluir que las posibilidades de su matriz, BFA, eran nulas, pero añadía que esto no era un secreto para la entidad. El escrito no deja lugar a dudas: “La conclusión principal es que la matriz del grupo, BFA, no es un entidad viable, diagnóstico que es compartido por el presidente de la entidad, quien afirma están estudiando una nueva estructura del grupo. Este compromiso de reestructurar el grupo también aparece en la carta remitida por el director general financiero y de riesgos de Bankia al director general de supervisión del Banco de España, fechada el 5 de marzo”.

En el plan presentado al Banco de España el 4 de mayo, Rato proponía una nueva estructura filial-matriz, con el traspaso de la mayor parte de activos y pasivos a la filial, Bankia. Con ello se pretendía, entre otras cosas, aprovechar los créditos fiscales que BFA no podía utilizar.

El informe interno del Banco de España elevaba el tiro a los gestores. “En cuanto al gobierno corporativo, entendemos que Bankia debe ser gestionada como una empresa en crisis y hasta ahora no se está haciendo así, como lo evidencian las generosas políticas de prejubilaciones y de retribuciones fijas y variables”.

Las bofetadas al equipo gestor encabezado por Rato no acababan aquí: “También valoramos negativamente los problemas para generar información contable y de gestión. Y el sistema de toma de decisiones no es transparente, de manera que no podemos afirmar que las resoluciones se adoptan previa consideración de los distintos impactos en la gobernanza de Bankia durante 2011”.

Este quinto informe de seguimiento trimestral de BFA por el Banco de España, el más duro en las conclusiones, admitía que el problema de base para enjuiciar la situación era “la problemática recurrente relativa a la información de base para la formalización de los estados financieros y la documentación de gestión”.

Pero un año antes, en marzo de 2011, muchas de estas críticas ya fueron plasmadas sobre el equipo gestor y con un lenguaje nada técnico ni edulcorado en otro informe del Banco de España: “Gobierno interno: falta una figura profesional de primer nivel que lleve el día a día”. “Hay que destacar dos aspectos negativos: la continuidad de la línea directiva y el carácter acentuadamente político de los componentes del Consejo de Administración (...). Han primado los criterios de reparto geográfico (Madrid / Valencia) y de poder político sobre los técnicos y profesionales en la composición del Consejo”.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50