Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kirchner presiona para que la banca conceda más créditos para invertir

Las entidades tendrán que dar más préstamos a las empresas con tipos favorables

El Santander deberá otorgar 233 millones y el BBVA 205 millones

Cristina Fernández, durante una visita de unas instalaciones de YPF el 9 de agosto.
Cristina Fernández, durante una visita de unas instalaciones de YPF el 9 de agosto. AFP

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, lleva un mes reclamando en casi todos sus discursos que los bancos presten a las grandes empresas y a las pymes para que inviertan. Algunos analistas recuerdan que Fernández también comenzó la ofensiva previa a la expropiación de YPF con una serie de críticas a la petrolera Repsol, a la que acusaba de una presunta falta de inversión. En este caso, descartan que la jefa de Estado vaya a nacionalizar la banca, pero el Banco Central puede aplicar sanciones.

El Congreso argentino reformó el pasado marzo la carta orgánica del Banco Central para ampliar su capacidad de regulación, entre otros aspectos, del crédito destinado a la inversión, casi ausente en un sistema financiero que sigue encogido 10 años después del corralito. A partir de ello, la gobernadora del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, les pidió a los bancos ideas para mejorar este tipo de préstamos.

Ante la falta de propuestas, el pasado 4 de julio Marcó del Pont aprobó una nueva disposición que establece que las entidades financieras tienen 180 días, es decir, hasta finales de año para colocar el 5% de sus depósitos del sector privado en préstamos a la inversión.

Interés menor a la inflación

Una mitad deberá ir a grandes compañías y la otra, a pymes. Los créditos tendrán un tipo de interés de hasta el 15% (la inflación alcanza el 22,4%, según las agencias provinciales de estadística) y un plazo de tres años. En la actualidad, el 77% del financiamiento de la banca a las empresas tiene un plazo de hasta tres meses, según se quejó Fernández en uno de sus discursos.

El Santander es el banco privado que más créditos deberá otorgar: 233 millones de euros. El BBVA es el tercero: 205. Los bancos en Argentina continúan ganando dinero, pese a que está subiendo la morosidad de los préstamos al consumo en la medida en que el crecimiento económico se desacelera en forma brusca. “Los bancos privados parece que no confían tanto en los empresarios porque les prestan mucho menos, y prestan mucho más al consumo, al gasto y luego hablan de que hay inflación”, se quejó Fernández el 4 de julio, cuando anunció la nueva exigencia a las entidades.

Falta de publicidad

Apenas dos semanas después, el día 23, protestó porque los bancos apenas habían publicitado las nuevas líneas de préstamos para la inversión: “La verdad es que son bastante mezquinos. Porque cuando es para consumir, que son cuotas con intereses importantes, hay mucha propaganda. Nos gustaría que hubiera la misma propaganda para las líneas de crédito para los inversores”, dijo Fernández recientemente. En los bancos prefieren callar ante las críticas presidenciales. Algunos afirman que en apenas un mes ya han cumplido con el cupo de créditos que debían otorgar.

A muchos empresarios les atraen estos préstamos en pesos y con tipos inferiores a la inflación, justo en tiempos en que algunos analistas temen una devaluación de la moneda argentina. Pero otros bancos se limitan a decir que no tienen la misma prisa que la jefa de Estado y que los créditos no se promocionan con anuncios, sino con el entrenamiento de los empleados de las oficinas.

También aducen que no será fácil cumplir con el cupo para las pymes, pero confían en que lo lograrán antes de que venza el plazo a finales de año. Si no lo hacen, el Banco Central podrá sancionarlos.