Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aeroméxico compra un centenar de aviones a Boeing por 8.900 millones

La primera aerolínea mexicana renovará la flota con aparatos más eficientes con la operación

Un avión de Boeing con los colores de Aeromexico.
Un avión de Boeing con los colores de Aeromexico. AFP

Importante pedido de Aeroméxico a Boeing para modernizar y expandir su flota. La aerolínea mexicana ha cerrado un acuerdo para adquirir 100 unidades del futuro modelo de pasillo único B737Max y una decena del recién estrenado bimotor B787 Dreamliner. El valor total de la compra asciende a 10.800 millones de dólares (8.900 millones de euros al cambio actual), según ha indicado la compañía aeroespacial estadounidense.

El B737Max es la versión más eficiente de su avión más vendido y está llamado a competir con el nuevo A320Neo de la europea Airbus. Es una aeronave utilizada por las compañías de bajo coste para cubrir rutas de corto y medio recorrido. El B787Dreamliner entró en operación en septiembre y se usa para trayectos internacionales. Ambos prometen ahorros en combustible y mantenimiento.

Aeroméxico, cliente de Boeing durante sus 50 años de historia, es la primera aerolínea del país y la compra representa la mayor inversión realizada por una compañía mexicana en la historia de la industria. Andrés Conesa, consejero delegado del grupo, señala además que se trata “de un paso mayor” en la consolidación del grupo a escala internacional, ya que estos aviones reforzarán las rutas de medio y largo recorrido. Según Ray Conner, responsable de la división de aviones comerciales de Boeing, Aeroméxico contará con la flota más eficiente del país con la compra.

Los aviones de la familia B737 y B787 tienen configuraciones muy flexibles, lo que permite ajustarse a la demanda de los viajes y a las condiciones del mercado en cada ruta.

El anuncio del pedido se hace el mismo día en el que Boeing presentó resultados del segundo trimestre. El gigante aeroespacial ganó 967 millones entre abril y junio, un 3% más que en el mismo perdió de 2011. Los ingresos mejoraron un 20% en el último año, hasta los 20.010 millones. La compañía está acelerando la producción del B787, con una nueva línea de ensamblaje.