Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el presidente de General Motors Europa y consejero delegado de Opel

Karl-Friedrich Stracke deja también su cargo de consejero delegado en Opel

Asumirá la dirección interina Steven Girsky, ejecutivo de GM

Karl-Friedrich Stracke, ex consejero delegado de Opel
Karl-Friedrich Stracke, ex consejero delegado de Opel EFE

El jefe de la automovilística alemana Opel, Karl-Friedrich Stracke, ha dimitido el jueves de su cargo y de la presidencia europea del consorcio matriz General Motors (GM). Stracke no explicó sus razones para abandonar ambos puestos, pero asegura que asumirá “otras responsabilidades” dentro de la multinacional estadounidense. La dimisión ha llegado por sorpresa. Asumirá la dirección interina de Opel el ejecutivo de GM Steven Girsky, hasta que la compañía designe un sucesor permanente. El estadounidense fue uno de los pocos altos ejecutivos de GM que en 2009 se opuso a la venta de Opel.

La multinacional de Detroit concentra sus negocios europeos en las marcas Opel y Vauxall, que fabrica las versiones inglesas de los coches de Opel. Stracke, alemán de 56 años, llevaba apenas 14 meses al frente de ambas marcas europeas. Lo pusieron al frente de la compañía con la misión de sacarla de número rojos. Pero Opel sigue haciendo pérdidas y cada vez vende menos coches en toda Europa.El miércoles, Stracke explicó en una entrevista al diario alemán Bild que “en GM están perdiendo la paciencia, con razón”, por los problemas de la empresa alemana. Estas declaraciones se entienden mejor desde que dimitió. Stracke lleva en Opel y General Motors desde el comienzo de su carrera empresarial hace 33 años.

El diario Frankfurter Allgemeine Zeitung recogía este jueves declaraciones de ejecutivos anónimos de Opel, que se “sorprendían de que que Stracke haya aguantado la presión durante tanto tiempo”. Las amenazas de cierres y de recortes de plantilla en las fábricas europeas de GM han puesto a Stracke en el punto de mira de las críticas sindicales desde que empezó su trabajo en 2011. Los trabajadores de Opel han renunciado a los jugosos aumentos de sueldo pactados por los sindicatos con la industria del automóvil. Trataban de evitar el cierre de fábricas o los despidos masivos. Opel emplea a 40.000 personas Europa y mantiene 4 plantas de producción en Alemmania, una en Zaragoza, dos en Reino Unido y catre en Europa del Este.

Se especulaba el jueves con la posibilidad de que ahora asuma la presidencia el jefe de estrategia de la compañía, Thomas Sedran.