Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bancos frenan crédito a las autonomías a la espera de un plan estatal

El Gobierno ultima el mecanismo de ayuda financiera para las autonomías

Las comunidades que se acojan al nuevo instrumento deberán aplicar nuevos ajustes

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el pleno del Congreso de los Diputados.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el pleno del Congreso de los Diputados.

Los bancos están frenando el crédito a algunas comunidades a la espera de que el Gobierno apruebe el mecanismo de asistencia financiera para las autonomías. Fuentes de uno de los Ejecutivos regionales aseguran que en los últimos días tenían casi cerrado un acuerdo con varias entidades para obtener un crédito sindicado por un importe cercano a los 1.000 millones de euros. Habían superado el examen del riesgo cuando desde los bancos frenaron la operación aduciendo que el Gobierno estaba ultimando un mecanismo de apoyo financiero para las autonomías.

“Trabajamos en una solución permanente para ayudar a la financiación de los vencimientos de las comunidades autónomas”, aseguraron este viernes fuentes del Ministerio de Economía, que admitieron que su aprobación es “inminente, en los próximos días”. El instrumento de ayuda financiera será un híbrido entre el que diseñó el Ejecutivo para el pago a los proveedores y el FROB, el fondo creado para reordenar el sector financiero. El Ejecutivo está pendiente de determinar la cantidad de recursos de que dispondrá el fondo y las condiciones de financiación.

Los expertos alertan de la urgencia de esta medida para las comunidades, ahogadas por su voluminosa deuda y la brusca caída de sus ingresos. Explican que los mercados están cerrados o reclaman condiciones muy exigentes porque ya descuentan que el Gobierno aprobará una medida para aliviar la tesorería regional.

Las comunidades están al límite de su capacidad. Algunas padecen serios problemas de liquidez y renegocian con los bancos a cara de perro las condiciones de los créditos para afrontar el pago tanto de las deudas como de las pagas extras de sus funcionarios y otros gastos corrientes. La Generalitat de Cataluña está a punto de suscribir un crédito sindicado de 500 millones con, al menos, tres bancos por un repunte de los problemas de liquidez.

El Ejecutivo está pendiente de determinar la cantidad de recursos de que dispondrá el fondo y las condiciones de financiación

Las regiones afrontan este año vencimientos por un importe de 35.782 millones de euros. Solo las deudas que vencen en el segundo trimestre, las más voluminosas del año, ascendían a 15.232 millones. Varias regiones han aplazado sus pagos a la espera de que el Ejecutivo central ponga en marcha el mecanismo de apoyo financiero y han reclamado anticipos al Estado.

Las comunidades que se adhieran a este mecanismo deberán comprometer nuevos ajustes. La Ley de Estabilidad Presupuestaria aprobada recientemente por el Gobierno establece que las “medidas extraordinarias de liquidez” exigirán medidas de ajuste y de información adicional.

Las agencias de calificación han degradado en los últimos meses a las comunidades. Moody’s mantiene a la Comunidad Valenciana, Cataluña y Murcia en bono basura. Extremadura y Castilla-La Mancha también están a un peldaño de la peor calificación. En estas condiciones todas las regiones tienen dificultades para acceder a los mercados.

Una buena parte de sus vencimientos se acumulan en el último tramo del año, cuando deben afrontar pagos por 15.838 millones. A esto se suman otros 15.000 millones que tienen que financiar para soportar el déficit previsto para este año, del 1,5% del Producto Interior Bruto (PIB).

Las regiones afrontan este año vencimientos por un importe de más de 35.000 millones

El Ejecutivo de Mariano Rajoy anunció a principios de año la creación de los hispanobonos. Este mecanismo consistía en la titulización de la deuda regional que era avalada por el Tesoro para lograr mejores condiciones en los mercados. Es decir, una emisión conjunta avalada por el Estado. Pero el Ministerio de Hacienda echó por tierra la idea. “Cada comunidad va a ser responsable de sus decisiones. No vamos a repartir el riesgo entre todas. Que cada palo aguante su vela”, señaló el ministro Cristóbal Montoro a finales de mayo.

El Gobierno postergó la medida para principios de junio, pero cuatro semanas después las comunidades siguen a la espera de la ayuda mientras empeora su situación financiera. Hacienda descartó hace unos días que el retraso fuera perjudicial para las autonomías y justificó la demora por las relevantes citas internacionales del Gobierno.

Ahora se espera que el Ejecutivo o anuncie el nuevo instrumento de financiación antes del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) donde los consejeros de Economía regionales decidirán si se acogen al plan estatal.

Más información