Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bolsa cae un 1,44% y la prima escala por las dudas sobre la solvencia española

El diferencial con el bono alemán escala a 536 puntos y el tipo a 10 años al 6,9%

La Bolsa acentúa su caída y cierra en 6.528,4 puntos

Las dudas sobre la solvencia de España arrecian dos días antes del comienzo de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno el próximo jueves. Los inversores no creen que de esa cita salgan decisiones definitivas a la crisis de la deuda europea y desconfían del aún incierto proceso de saneamiento de la banca española con un préstamo europeo de hasta 100.000 millones de euros. Hasta el punto de que ya hay quienes no descartan que, al final, sea preciso pedir más ayuda -un rescate completo- para evitar la suspensión de pagos soberana.

Los mercados han encajado hoy por la mañana la última rebaja de calificación que ayer anunció la agencia Moody's, que convierte a la mayoría de los bancos españoles en opciones solo aptas para inversores dispuestos a asumir un alto riesgo, lo que se suele conocer como bonos basura. Una hora y media después de la apertura se conocía el resultado de la última subasta de títulos del Tesoro a corto plazo, que se ha salvado con una demanda superior a la oferta -menor que en emisiones previas- pero con tipos de interés muy superiores, que no se registraban en esos plazos desde los pasados noviembre y diciembre.

Ambas noticias han sido suficientes para alimentar la suspicacia de los inversores, que han huido del mercado de deuda pública, dejando tras de sí una nueva nueva escalada de la prima de riesgo (diferencial de rentabilidad entre la deuda pública española a 10 años y la alemana equivalente). Esta valoración de la solvencia de los títulos del Tesoro español, que ha iniciado el día en 517 puntos básicos, se ha mantenido en torno a los 520 puntos básicos hasta que, por la tarde, ha acelerado su alza hasta tocar 538 puntos. Al final de la sesión se situaba en 536 (5,36 puntos porcentuales).

El tipo del bono a 10 años ha llegado a tocar el 6,889%, con lo que vuelve a acercarse al nivel de alarma del 7%, una rentabilidad que se interpreta como una expulsión del mercado de la deuda soberana española.

La Bolsa ha iniciado la jornada a la baja y se ha mantenido buena parte de la sesión con ligeras oscilaciones respecto a su cierre de ayer, aunque en la última hora de negociación ha precipitado su descenso y el Ibex ha llegado a dejarse un 1,68%, hasta tocar un mínimo en el día de 6.512,3 puntos. Al cierre se ha situado en 6.528,4 puntos, con un retroceso del 1,44%.

Las plazas europeas han acusado la incertidumbre sobre España y han terminado, con altibajos, en plano. Londres ha cerrado con un retroceso del 0,07%, París ha caído un 0,3%, Fráncfort ha avanzado un 0,07% y Milán ha cedido un 1,11%. Wall Street apenas variaba a media sesión, tras conocerse una caída en la confianza de los consumidores en junio por cuarto mes consecutivo. El indicador que elabora el Conference Board se situó en 62, su lectura más baja en cinco meses.

El euro, que ayer cerró en 1,2504 dólares, ha caído hasta 1,2442 para situarse, al final del día, en en 1,2498.

Los inversores no creen que la degradación de la calificación crediticia de los bancos realizada ayer por Moody's vaya a ser la última, según testimonios recogidos por Bloomberg. De hecho, ello será automático en caso de que la propia deuda del Reino de España acabe clasificada como bono basura o especulativo, algo que podría suceder, al estar sometida a revisión tras la rebaja del rating de los títulos soberanos de A3 a Baa3, a un nivel de esa consideración. "Una rebaja más hasta Ba1 arrastraría probablemente todo el sistema bancario en territorio basura, con la posible excepción del Santander", ha señalado a la citada agencia Sukl Mann, analista de crédito de Société Générale en Londres.

La relación entre riesgo soberano y deuda bancaria se ha estrechado en esta crisis y por eso Moody's justifica su decisión en la "menor fiabilidad de la deuda soberana española, que no solo afecta a la capacidad del Gobierno de apoyar a los bancos, sino que pesa en los perfiles de riesgo de las propias entidades". La otra causa de la rebaja de calificación es la exposición de las entidades a créditos inmobiliarios susceptibles de causarles pérdidas que aumentarían el riesgo de que necesitaran ayuda exterior. Salvo Santander, BBVA, Caixabank, Banesto, Banca March, Caja Rural Navarra y Caja Laboral, los demás bancos españoles tienen ya calificación de bonos basura. "Tenemos la sospecha de que el propio Estado necesitará un rescate, no solo los bancos españoles", ha declarado a Bloomberg Olly Burrows, analista de Rabobank International en Londres.

El Tesoro ha colocado hoy 1.600 millones en letras a 3 meses, con una demanda que ha superado en 2,6 veces lo emitido, pero ha tenido casi que triplicar la remuneración: la rentabilidad media ha pasado del 0,846% de la colocación de mayo al 2,362%, mientras que la marginal se ha elevado al 2,5% desde el 0,879% anterior. También se han emitido letras a seis meses por 1.477 millones, con una demanda que ha superado en 2,8 veces la oferta. La rentabilidad casi se ha duplicado: el interés medio ha quedado en el 3,237%, respecto al 1,737% anterior, mientras que el marginal ha ascendido al 3,369%, frente al 1,793% de la emisión de mayo.

El elevado nivel de la prima de riesgo significa que los inversores dudan de la capacidad de generar ingresos para devolver el ingente endeudamiento acumulado desde el comienzo de la crisis, que este año se preveía que acabase en el 80% según los Presupuestos Generales. Tras la petición de ayuda a Europa para recapitalizar los bancos españoles con un préstamos de hasta 100.000 millones de euros, esa ratio podría aumentar hasta el 90% si se dispone de toda la cifra.

Italia también está acusando la presión en la negociación de su deuda pública. El Tesoro italiano consiguió hoy colocar 2.991 millones de euros en bonos a dos años y 914 millones en títulos de tipo variable vinculados a la inflación a 5 y 15 años, a un mayor interés que en las anteriores emisiones comparables. La prima de riesgo italiana ha subido hasta 467 puntos básicos, tras cerrar ayer en 454.