Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS DE DEUDA EUROPEA

Barroso denuncia que no todos los países son conscientes de la "urgencia" de actuar

El presidente de la Comisión Europea destaca que la Unión tiene un "problema sistémico"

Los supuestos efectos beneficiosos de la decisión de España de activar el rescate de su banca han sido fugaces y los mercados no han dado ni siquiera un día de tregua a la deuda española. Para acentuar la tensión, las elecciones en Grecia amenazan con saldarse con la salida del país y repunta la presión contra Italia ante el temor a que se al próximo país en caer víctima de la crisis. Ante este complicada panorama en el que los acontecimientos vuelven a superar a las autoridades europeas, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha afirmado este miércoles que la Unión Europea afronta un "problema sistémico" capaz de poner en duda la supervivencia de la eurozona. Además, ha denunciado que no todas las capitales europeas son conscientes de la "urgencia" de tomar decisiones para frenar la crisis de la deuda.

"Nos encontramos en un momento decisivo para la UE. Estamos viendo que incluso cuando los Gobiernos adoptan los pasos correctos en materia de reformas pueden sufrir el impacto negativo de acontecimientos fuera de su control o por la falta de una respuesta decisiva y global a largo plazo", ha dicho el presidente de la Comisión en un discurso ante la Eurocámara.

"Hemos de admitir que tenemos un problema sistémico y debemos articular la visión de donde debemos ir y también una senda muy concreta para llegar allí. No estoy seguro de que todas las capitales sean conscientes de la urgencia de esto", ha insistido antes de añadir: "Necesitamos más que nunca una fuerte ambición para Europa, ambición para las reformas estructurales que necesitamos ahora y ambición para una unión monetaria y económica más profunda a largo y medio plazo".

Barroso ha pedido a los líderes europeos que en la cumbre del 28 y 29 de este mes pacten un calendario para crear una unión bancaria, presupuestaria y política. El objetivo, de acuerdo con su discurso, es generar "confianza" sobre la "irreversibilidad" del euro. El presidente de la Comisión ha insistido también en que Grecia se quede en la eurozona "asumiendo que respete sus compromisos".

"Nos encontramos en un momento decisivo para la UE", ha destacado esta mañana en un discurso ante la Eurocámara. "Estamos viendo que incluso cuando los Gobiernos adoptan los pasos correctos en materia de reformas pueden sufrir el impacto negativo de acontecimientos fuera de su control o por la falta de una respuesta decisiva y global a largo plazo".

Perspectivas a medio y largo plazo

Barroso ha asegurado que el rescate a la banca española aprobado el pasado fin de semana "demuestra que los críticos que dicen que no afrontamos nuestros problemas están equivocados y que sabemos reaccionar rápido". Ha destacado, sin embargo, que la UE necesita "una perspectiva a medio y largo plazo".

Respecto a las soluciones a medio plazo, el presidente de la Comisión sugiere poner en marcha unos cortafuegos financieros, reformar el sector bancario y construir una unión presupuestaria. Los eurodiputados analizarán hoy un paquete de medidas legislativas para reforzar los poderes de la Comisión en los exámenes de los presupuestos de los Estados miembros y unas iniciativas de crecimiento que podrían abrir el camino a los eurobonos.

Unión fiscal y bancaria

Barroso ha anticipado que en otoño se presentarán algunas proposiciones para avanzar en la creación de una unión bancaria a nivel europeo. El jefe de la Comisión dijo ayer en una entrevista al diario Financial Times que esperaba esta integración para 2013 y que algunos países como Reino Unido podrían quedarse fuera. Este proyecto se basa en tres puntos fundamentales: una mayor supervisión, una puesta en común de la garantía de los depósitos y un mecanismo homogéneo para solucionar las crisis.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado hoy que ha remitido una carta a los máximos dirigentes de la UE para pedir una mayor integración fiscal y bancaria. Esta petición se extenderá también a Alemania, Francia e Italia en la cumbre del próximo día 22 en Roma.

El jefe del Ejecutivo sostiene que "en este momento para resolver los problemas de las economías de la zona del euro, lo más urgente es que haya mucha claridad y que se diga que el euro es una moneda irreversible".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información