Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bañuelos hace caja y sale del principal grupo agroalimentario de Brasil

El empresario español vende el 11% de Vanguarda Agro por 120 millones

Las diferencias con la dirección motivan la desinversión un año después de su etrada

Enrique Bañuelos.
Enrique Bañuelos.

El empresario español Enrique Bañuelos ha acordado vender la participación que tenía como accionista de referencia en Vanguarda Agro, el primer grupo agroindustrial de Brasil, por un importe de 120 millones de euros, según han informado en fuentes próximas al que fuera presidente de la extinta inmobiliaria Astroc.

Con esta operación, realizada a través de su sociedad Veremonte, Bañuelos ha vendido un 11% del capital de la firma a otro de sus principales accionistas, Octavio Piveta, por 42 millones de euros, lo que junto a las desinversiones realizadas con anterioridad al acuerdo arroja unos ingresos totales de 120 millones.

La venta se ha cerrado con "importantes plusvalías" para Veremonte, que enmarca la operación en las diferencias que mantenía con el resto de socios sobre la estrategia para Vanguarda Agro. Esta diferencia ya llevó al empresario a abandonar el consejo de administración de la compañía y a renunciar a participar en su gestión en diciembre de 2011.

Bañuelos, que se queda con una participación "inferior al 3%" en Vanguarda Agro, siempre ha defendido una política para la empresa que pasa por la creación de una cartera de tierras y la internacionalización de la actividad. Veremonte indicó que "por respeto a la compañía y a sus accionistas" ha esperado "un tiempo prudencial" para abordar la desinversión que, según asegura, se ha cerrado en el marco de la "cordial relación" que mantiene con el otro accionista de referencia de la empresa Octavio Piveta.

El empresario vende su parte de Vanguarda Agro justo un año después de que en junio de 2011 culminara la constitución de este grupo mediante la fusión de su entonces compañía Brasil Ecodiesel con el grupo Vanguarda, controlado por Piveta. Esta operación dio lugar al primer grupo del ramo, que nació con un valor de mercado de unos 1.500 millones de reales brasileños (unos 600 millones de euros).

El empresario español mantiene, no obstante, su apuesta por el sector agroindustrial, y prevé reinvertir en este negocio los recursos obtenidos con esta venta. De hecho, en fuentes próximas al empresario, que ha centrado sus negocios en Brasil tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en España, "en los últimos meses ha mantenido conversaciones con varios grupos que tienen los mismos intereses. Esta inversión se centrará en Brasil, donde Bañuelos también ha apostado por el sector inmobiliario, sin descartar extenderla posteriormente a otros países.

El empresario es primer accionista del grupo inmobiliario PDG Realty, que también es resultado de un proceso de fusión entre distintas firmas del ramo, y en paralelo invierte en patrimonio inmobiliario en el país (unos 220 millones de euros este año).