Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El supervisor exige nuevas medidas a varias entidades para que se saneen

Ordóñez cuestiona el cumplimiento de los Presupuestos por la caída de ingresos

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez EFE

El Banco de España ha examinado los planes de saneamiento de todas las entidades financieras. La conclusión es que "la mayor parte de ellas han realizado ya o realizarán sin grandes dificultades" las exigencias de capital y provisiones reclamadas por el Gobierno para cubrir las inversiones inmobiliarias. Las entidades han declarado que necesitan nuevas provisiones por 29.077 millones y capital principal por valor de 15.573 millones para cumplir con el decreto promocionado por el ministro de Economía, Luis de Guindos. Así la cifra de saneamiento global se eleva a 53.842 millones de euros, según el Banco de España.

Sin embargo, el organismo dirigido por Miguel Fernández Ordóñez, apunta que se "han exigido medidas adicionales" a algunas entidades financieras para que cumplan con lo marcado. El Banco de España ha anunciado que intensificará la vigilancia del cumplimiento de los planes presentados y exigirá dichas medidas para corregir desviaciones y asegurar el cumplimiento en la fecha prevista.

El grupo de entidades sobre el que pondrá la lupa son aquellas que cumplirán con las nuevas obligaciones "de manera más ajustada, pero con razonables posibilidades de poder afrontarlas".

No se especifica cuáles son las entidades que están bajo "vigilancia intensiva", pero fuentes del mercado afirmaron que Bankia no es una de ellas. La entidad presidida por Rodrigo Rato es una de las que más suspicacias ha levantado en el mercado, pero ayer se aseguró que no se le había exigido ninguna medida adicional a las que ha presentado.

El Banco de España advierte de que la cifra global de nuevas provisiones será parcialmente cubierta con 3.917 millones de provisiones genéricas y el resto con cargo a resultados. Esto provocará "una reducción de beneficios y la posibilidad de que en algunos casos se llegue a registrar pérdidas en 2012", advierte el organismo.

El supervisor también dice que cuando haya números rojos o falta de reservas, se deberá diferir "el derecho a recibir la remuneración contractual prevista para los titulares de las participaciones preferentes u obligaciones convertibles".

También señala que existen cinco operaciones de fusión o adquisición donde participan once entidades. En este capítulo incluyen a Caixa con Banca Cívica y los contactos de BMN, Liberbank, Kutxabank entre otras.

Por otro lado, Ordóñez, advirtió ayer de que la previsión de ingresos y gastos de los Presupuestos del Estado para 2012 pecan de optimistas, lo que podría impedir la consecución de los objetivos de reducción del déficit público. Ante esta posibilidad Ordóñez instó al Gobierno a emplear "todos los instrumentos disponibles, incluidos los tributarios", incluida la subida del IVA. El gobernador, en su intervención en la Comisión de Presupuestos del Congreso, dijo que "la evolución proyectada para el conjunto de los ingresos en los Presupuestos está sujeta a riesgos a la baja". Ordóñez instó al Ejecutivo a reaccionar rápidamente ante la más mínima desviación del déficit e indicó que "no se puede descartar" que la subida temporal del IRPF aprobada en diciembre tenga que ser convertida en permanente.

Además, comentó que la "reducción del déficit es trascendental para la reducción de la prima de riesgo, para la reducción de la deuda y la reducción de los intereses", algo vital en un país tan endeudado como España, justificó.