Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

¿Cómo puede la banca de España e Italia acaparar el 135% del dinero del BCE?

Los bancos de algunos países tienen saldo positivo con el banco emisor La banca española deja 88.742 millones en depósitos y la italiana, solo 10.000

La interpretación habitual de las cifras de préstamos del Banco Central Europeo a las entidades financieras va empezando a resultar absurda en estos tiempos extraordinarios. Hasta ahora, el saldo neto de lo que un país pedía prestado al BCE se podía comparar con todo lo que el BCE presta a los bancos de la zona euro y dar una idea bastante aproximada de la apelación de fondos relativa. Pero cuando el miedo se ha apoderado de las entidades financieras y muchos bancos tienen depositado en el BCE enormes cantidades de dinero, el saldo neto total empieza a dejar de tener sentido. O, al menos, el sentido que tenía hasta ahora.

Basta mirar las cifras de marzo. El Eurosistema tenía prestado a los bancos de toda la zona euro 361.695 millones netos en marzo. Pero España por sí sola acaparaba 227.600 millones e Italia, 260.000 millones. Es decir, entre las dos sumaban ¡el 135% del total!.

¿Cómo se explica? Por desgracia, para ejemplificarlo hay que poner muchas cifras. En realidad, el saldo total europeo de 361.695 millones es el resultado de restar a 1,14 billones prestados por el BCE a los bancos los 780.000 millones que los propios bancos tienen depositados en el BCE. En teoría podría llegar a darse el caso de que el conjunto de los bancos prestase al BCE más de lo que el BCE les presta a ellos. De hecho, eso es lo que ocurre con la banca de algunos países con excedentes de liquidez y lo que explica el aparente sinsentido del 135%.

La banca española pide al BCE 316.343 millones, pero también deposita en el banco central 88.742 millones, según consta en la información difundida por el Banco de España, que difunde la media mensual de los datos diarios. Ambas cifras se han disparado con la última subasta de liquidez a tres años. Se puede calcular que los bancos españoles pidieron al BCE en esa subasta más de 160.000 millones, pero que, de esa cifra, se reservaron unos 70.000 que no han utilizado.

La banca italiana, en cambio, ha pedido al BCE menos dinero bruto (270.000 millones), pero apenas tiene colchón de liquidez depositado en el banco central (10.000 millones), según los datos publicados por el Banco de Italia, que no da la cifra media mensual, sino la de cierre de mes.

En conjunto, pues, y salvando esa diferencia metodológica, los bancos de España e Italia han solicitado al Eurosistema unos 586.000 millones, el 51% del total de 1,14 billones prestados a la banca europea. Y, sin embargo, tienen menos del 13% de los 780.000 millones que los bancos de la zona euro resguardan a través de la llamada facilidad de depósito en el propio BCE. Lo que eso quiere decir es que la suma de los bancos del resto de los países, excluidos España e Italia, tienen depositado en el BCE más dinero del que le piden prestado. Obviamente, entre esos otros países habrá algunos con dinero neto prestado y otros con saldo neto depositado. Pero lo que importa a estos efectos es que el total es un excedente de liquidez.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Pero incluso el saldo nacional puede ocultar realidades diferentes entre unos bancos y otros. Puede haber bancos que tengan depositado en el BCE todo o más de lo que le hayan pedido y otros al contrario.

Las cifras absolutas dan idea de la gran dependencia que la banca española e italiana tienen del dinero del BCE ante la sequía de los mercados. Lo que empieza a no ser relevante es el porcentaje sobre el total del saldo neto. Se pueden hacer ejercicios teóricos en los que la petición de la banca española alcanzase el 200%, el 300% o el 10.000% incluso aunque se redujese la cifra absoluta española de dependencia, pero ¿tendrían esos porcentajes algún sentido?

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS