Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denuncia contra Argentina ante la OMC por prácticas proteccionistas

EE UU, la UE y otros países presentan una queja en el organismo por las "medidas restrictivas al comercio" tomadas por Buenos Aires

Unos 40 países, incluidos los de la Unión Europea, EE UU, Japón, México y Panamá, se quejaron hoy ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por las restricciones que aplica Argentina contra las importaciones. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha ido incrementando en forma paulatina las barreras desde la crisis mundial de 2008, pero sobre todo a partir del año pasado, en la medida en que se redujo el superávit comercial por el incremento de las compras externas. Una inflación de más del 20% anual en Argentina ha elevado los costes de la producción medidos en divisas, lo que ha alentado la importación, aunque el peso tampoco está tan sobrevalorado como en la crisis que este país sufrió en 2001.

"Expresamos en forma conjunta nuestra continua y profunda preocupación ante la naturaleza y la aplicación de medidas restrictivas al comercio tomadas por Argentina, las cuales están afectando negativamente importaciones de Argentina desde un creciente número de miembros de la OMC", decía el documento suscrito también por Israel, Corea del Sur, Nueva Zelanda, Noruega, Suiza, Taiwán, Tailandia y Turquía. El grupo se quejó por la "falta de transparencia" de Argentina en la implementación y administración de su régimen de licencias no automáticas de importaciones, que, según expresaron, crea "profunda incertidumbre tanto para exportadores como para potenciales exportadores hacia Argentina, así como para inversores en Argentina".

Unos 40 países se quejan por "falta de transparencia" de Argentina en el régimen de licencias no automáticas de importaciones

A las licencias para ciertos productos se agregaron en febrero pasado las declaraciones juradas anticipadas de importación, que es un trámite que debe hacerse antes de la entrada de cualquier artículo. Hasta ahora, el 30% de esas declaraciones juradas han sido rechazadas por diversos motivos burocráticos. Los países denunciantes también protestaron ante la OMC contra este nuevo mecanismo. Entre los productos frenados en la Aduana figuraban hasta ayer los libros, aunque las quejas de editoriales y lectores llevaron a liberar su ingreso.

El vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, fue el encargado de responder en Buenos Aires a la queja presentada por los 40 países en la sede de la OMC en Ginebra."Esta es una política que le sirve a todos los argentinos: cuando nosotros estamos cuidando en la frontera algún producto es porque estamos cuidando el trabajo de los argentinos", alegó Boudou en el Canal 26. El exministro de Economía también justificó su política en la red social Twitter: "Nosotros no estamos en contra de las importaciones, estamos cuidando el trabajo de cada uno de ustedes, cuidando la industria argentina. Cuando les dicen que 'falta algo', sepan que hay intencionalidad política. Argentina está abierta al mundo pero no destrozaremos la industria".

Entre los productos protegidos por licencias no automáticas figuran ordenadores portátiles, electrodomésticos, químicos, automóviles, maquinarias, textiles y papelería. La OMC establece que los países deben aprobar estas licencias en 60 días, pero los denunciantes de Argentina afirman que el Gobierno de Fernández se toma más tiempo, seis meses o más.

En la reunión del Consejo para el Comercio de Bienes de la OMC en la que se leyó y distribuyó la declaración conjunta, Argentina la rechazó por considerar que no se apoyaba en datos objetivos y que tenía un trasfondo político, según comentaron fuentes diplomáticas a la agencia EFE. La secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de Argentina, Cecilia Nahón, recordó que Argentina ha aumentado de manera considerable sus importaciones en los últimos años.