Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Monti asegura que la crisis de la zona euro "casi ha terminado"

El primer ministro italiano promueve las reformas de su país ante los inversores asiáticos

El responsable de Finanzas alemán no prevé ningún rescate próximo a un país de la Eurozona

Monti, durante su discurso en Tokio.
Monti, durante su discurso en Tokio. AFP

El primer ministro italiano, Mario Monti, afirmó hoy en Tokio, donde se encuentra de visita oficial hasta el próximo viernes, que la zona del euro "ha atravesado una enorme crisis" que, en su opinión, "casi ha terminado".

Las declaraciones del ex comisario europeo contrastan con el revuelo que generaron el pasado fin de semana otras declaraciones suyas en las que lanzaba una sonora llamada de atención al Gobierno de Mariano Rajoy, al afirmar que España "está dando a toda Europa motivos de gran preocupación porque sus tasas de interés suben" y que no faltaba mucho para "recrear fenómenos que, a través del contagio", pudieran afectar a Italia. Estas consideraciones causaron un profundo malestar en La Moncloa y el primer ministro italiano se vio obligado a rectificar ayer ante Rajoy, con quien coincidió en Seúl con motivo de la cumbre sobre seguridad nuclear celebrada en la capital surcoreana.

Monti se encuentra en visita por Asía, donde está promoviendo la imagen de una Italia "nueva", menos burocrática y más abierta a la inversión extranjera. En Japón ha querido repasar las medidas llevadas a cabo por Italia para salir de la crisis después de que el país "pasara momentos muy delicados" y ha destacado que su Gobierno está concentrado en medidas como consolidar los presupuestos, reformar el sistema de las pensiones o crear paquetes para liberalizar el mercado.

El optimismo expresado por el jefe del Gobierno italiano sobre la crisis europea se suma a las afirmaciones realizadas ayer por la canciller alemana, Angel Merkel, ante los diputados de su partido, la UCD, en las que señaló que espera que los costes de financiación de la deuda germana suban, en la medida en que la primera economía europea vaya perdiendo su papel de refugio para los inversores, tal y como ha sucedido desde el inicio de la crisis de la deuda de la zona euro.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, también compareció ante los parlamentarios ayer y les comunicó que no prevé ningún escenario en el que el actual mecanismo europeo de rescate, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas en inglés), se vería obligado a intervenir en los próximos tres meses.