Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno griego clama a sus parlamentarios para aprobar el rescate

Papademos logra que el Ejecutivo respalde el plan

El Parlamento lo tiene que refrendar mañana en una votación definitiva para Grecia

Policias hacen guardia durante el desarrollo de una protesta frente al parlamento griego en Atenas
Policias hacen guardia durante el desarrollo de una protesta frente al parlamento griego en Atenas EFE

Era curioso ver esta mañana a Yorgos Papandreu clamando a los diputados griegos para que aprueben el plan de rescate financiero y los recortes sociales que le acompaña. Papandreu cayó precisamente el pasado noviembre, rechazado por la calle y su propio partido, porque quería someter a un referéndum ese programa de salvamento financiero y ello ponía en peligro su aplicación. Y, hoy, aún como líder de los socialistas del Pasok, pedía el sí para el plan.

Grecia afronta hoy su segunda jornada de huelga general, prendida de nuevo por las protestas y los enfrentamientos en las céntricas plaza Syntagma, frente al Parlamento donde se han concentraro unos 7.000 manifestantes. Mañana domingo los parlamentarios están emplazados a votar el programa para recibir créditos de 130.000 millones a 145.000 millones y recortar 3.300 millones de euros de gasto público este año.

Al final de la noche, el primer ministro, el tecnócrata Lukas Papademos, logró arrancar un acuerdo de su gabinete, pese a las renuncias presentadas por un ministro y cinco viceministros en señal de protesta, pero mañana domingo el Parlamento tendrá que refrendarlo. Papandreo hizo un llamamiento a los suyos: “He perdido amigos, mi familia sufrió”, dijo recordando su drama de noviembre, pero “nada de eso es comparable con los que sufrirá nuestra gente si no hacemos lo correcto… Pese al enfado que llevamos dentro, debemos perseverar”.

El líder de los conservadores de Nueva Democracia, Antonis Samaras, anunció que habría disciplina de partido. Cualquier que mañana vote contra el plan, alertó, “no será candidato en la próxima elección”.

El Gobierno de Papademos, respaldado por Pasok y Nueva Democracia, cuenta con una holgada mayoría parlamentaria –está respaldado por 236 de los 300 miembros- pese a la renuncia de 16 los derechistas de la formación Laos. Pero algunos de los parlamentarios socialistas y conservadores planean votar contra el plan, de ahí los llamamientos políticos de esta mañana.